Rescate de Fortuny

Rescate de Fortuny

Grabados en el MET de Nueva York

notitle
12 de febrero 2016 , 11:05 a.m.

Para muchos españoles, Fortuny les es muy familiar en Madrid y Barcelona: calles, paseos, instituciones culturales y educativas, galerías, entre otras, llevan este nombre. Este se asocia con Mariano Fortuny Madrazo (1871-1949), el diseñador, hijo del pintor Mariano Fortuny (1838-1874). El padre, que para muchos es un desconocido en algunos ámbitos, fue uno de los más destacados artistas del siglo XIX; en su corta vida produjo una considerable obra pictórica por fuera de España. Cuatro de sus grabados son parte de una exposición en el salón Robert Wood Johnson Jr. del Museo Metropolitano de Nueva York. Sin duda, los grabados de Goya son los más representativos de la pintura española del siglo XIX y eso contribuyó a que la obra de Fortuny se opacara. No pudo competir con el pintor de la corte de los Borbones, pero su obra hace parte de significativas colecciones en Estados Unidos y Europa.

El MET ha sacado de los archivos algunos grabados que fueron parte de la colección privada de Junius S. Morgan y uno donado por M. Knoedler. ‘Un árabe: hombre mirando el cuerpo de su amigo’ (1863), ‘Idilio: joven desnudo sentado afuera tocando la doble flauta’ (1865), ‘El anacoreta’ (1869) y ‘El botánico’ (1861-70). La cuidadosa selección de estos grabados entre cientos de posibilidades llama la atención, porque el MET posee una de las colecciones más numerosas y completas de grabados europeos de varios siglos. Unas fueron donadas por familias millonarias americanas de finales del siglo XIX, adquiridas a través de sus propios compradores en Italia y Francia cuando los grabados no tenían tanto valor comercial ni artístico para los coleccionistas. Otras las obtuvo el museo entre las dos guerras.

Fortuny se educó en la Escuela de Bellas Artes en Barcelona; en 1857, el Concejo Provincial le dio una beca para ir a Roma por dos años y realizar un estudio de la guerra española-marroquí (1859-60). Viajó a Tánger, Tetuán, aprendió un poco de árabe para conocer mejor la cultura; sus impresiones en el norte de África le cambiaron estilo y temas de sus pinturas. Regresó a Roma en 1865, viajó luego a París donde conoció al agente Adolphe Goupil, quien se interesó en sus grabados y le compró 73 obras para publicarlas en una revista de arte. La obra de Fortuny tuvo gran influencia en Francia y en el sur de Italia, tanto que se creó un movimiento, Arte Libertas Society, para combatir el llamado fortunysmo.

Cabe destacar que, de este pintor español, ensombrecido por la obra de Goya y los ataques envidiosos de otros de sus contemporáneos europeos, algunas de sus obras han sobrevivido y hacen parte del inventario del MET, que a su vez alberga el retrato ‘Madame Gaye’ (1865). La Sociedad Hispánica de Nueva York tiene en su colección el óleo ‘Askarsi, un soldado árabe’.

Alister Ramírez Márquez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.