El nuevo cruce de versiones en el caso de sobrecostos de Reficar

El nuevo cruce de versiones en el caso de sobrecostos de Reficar

Multinacional suiza Glencore responde ahora que no tuvo ninguna intervención en contrato con CB&I.

notitle
11 de febrero 2016 , 08:21 p.m.

En un verdadero cruce de versiones se ha convertido el polémico caso de los sobrecostos en la modernización de la refinería de Cartagena (Reficar), luego de que, el miércoles, los ministros de Hacienda, Mauricio Cárdenas, y de Minas y Energía, Tomás González, en compañía del presidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, ratificaron que los errores del proyecto se originaron en el gobierno de Álvaro Uribe.

Ahora la que salió al ruedo fue la multinacional suiza Glencore, firma que aseguró que en el contrato de ingeniería, abastecimiento y construcción (EPC, por sus siglas en inglés) con la estadounidense Chicago Bridge & Iron (CB&I) no tuvo ninguna intervención.

La compañía, que también controla a las firmas Prodeco y Puerto Nuevo, investigadas por presunto monopolio en el manejo de un puerto en Ciénaga (Magdalena) para el embarque de carbón, negó que hubiera contratado a CB&I.

“El contrato EPC para la construcción de la ampliación de la refinería (que al parecer es el sujeto de la investigación) fue realizado libremente por Ecopetrol sin participación o influencia de Glencore y después de que Glencore vendiera a Ecopetrol su participación en Reficar”, señala.

Y agrega que tras la venta de su participación del 51 por ciento en Reficar, por la que Ecopetrol le pagó 549 millones de dólares (según el documento de la Contraloría General de la República), no jugó ningún otro papel en el proyecto.

Versión no concuerda

No obstante, con base en la información que Ecopetrol y Reficar le han entregado a la Contraloría, el informe inicial del organismo de control señala que en una audiencia pública, el 25 de agosto del 2006, el plan maestro de desarrollo de Cartagena fue adjudicado a Glencore, que pagó 630,7 millones de dólares, y que la petrolera le entregó dichos activos en el 2007.

Y contra lo señalado por Glencore, la Contraloría General de la República insiste en que en el 2007, por falta de experiencia, la suiza le transfirió a CB&I la construcción de la refinería, a través del contrato EPC, dos años antes de que, como lo afirma Glencore, en julio del 2009, le vendiera a Ecopetrol su participación en Reficar.

EL TIEMPO intentó contactar a un vocero de Glencore para contrastar, con pruebas documentales, la versión que contradice los informes de la Contraloría, pero no fue posible.

De hecho, el informe de la Contraloría cita un acta de la junta directiva extraordinaria de Reficar, realizada el 5 de marzo del 2008 (en ese momento Glencore no había salido del proyecto), en la que se aprobó la estructura de financiación del proyecto de ampliación y modernización de la refinería, elaborada por Glencore International A. G., y que estimó el requerimiento de deuda en 2.300 millones de dólares. 

ECONOMÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.