Otro viaje con el sello de Francisco

Otro viaje con el sello de Francisco

Fiel a su estilo, en su visita a México, ha preferido la gente común a las altas esferas del poder.

10 de febrero 2016 , 09:07 p.m.

La única certeza respecto al viaje del papa Francisco a México, que comenzará mañana, que se extenderá por cinco días y que incluirá una parada en Cuba para una histórica reunión también mañana con Cirilo I, cabeza de la Iglesia ortodoxa rusa, es que marcará una fuerte ruptura frente a las anteriores visitas de pontífices –Juan Pablo II y Benedicto XVI– a esta nación.

Fiel a su estilo, ha preferido el ‘lío’ a la pompa, la gente común a las altas esferas del poder. No ha tomado aún el avión en Roma y ya envió un mensaje contundente, sin necesidad de palabras. Lo hizo al elegir los lugares que visitará, que bien parecen tomados de una guía de turismo extremo y con alto contenido social del país azteca: los estados de Chiapas, Michoacán y Chihuahua, además de la ciudad y el estado de México. Son lugares en los que no deberá esforzarse para tener contacto directo con quienes han padecido la violencia del narcotráfico o la angustia de la emigración ilegal, por no mencionar el contraste entre la pujanza de la capital y la pobreza que predomina en el sur del país.

De nuevo, muy en su línea, los actos de fuerte contenido simbólico estarán presentes. Mientras en Chiapas dará a conocer un decreto que permitirá oficiar la eucaristía en lenguas indígenas, y se espera que haga lo propio, en la limítrofe Ciudad Juárez se hará una oración en el muro que marca el borde con Estados Unidos. Es grande la expectativa en torno a la repercusión que este evento pueda tener, así como la hay respecto a si sus homilías incluirán mensajes contundentes e incómodos en relación, por ejemplo, con la pederastia –no olvidar que estará en el país natal de Marcial Maciel, el controvertido fundador de los Legionarios de Cristo–, la desigualdad o las políticas migratorias de Estados Unidos.

Al respecto, no sobra revisar lo ocurrido en su reciente viaje a Ecuador, Bolivia y Paraguay, donde fue necesario leer muy entrelíneas para encontrar los ‘aguijones’ de sus alocuciones. Por eso, muchos le apuestan a que, como ha sido su sello, una vez más dejará que sus acciones hablen por él.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.