Secciones
Síguenos en:
Bocas subidas de tono

Bocas subidas de tono

El labial, que cumple cien años, es una poderosa arma de seducción y de liberación de las mujeres.

notitle

"Si estás triste, agrega lápiz labial y ataca… Los hombres detestan a las mujeres lloronas”. Con esta frase certera y que invita a la acción, la revolucionaria diseñadora de moda francesa Coco Chanel animaba a las mujeres a salir de su letargo y tomar las riendas de su vida. Según ella, labial y actitud eran la suma perfecta para conseguirlo.

Y no se equivocó. El labial rojo ha estado relacionado desde su creación, hace cien años, con la sensualidad, la pasión, la libertad e incluso la lucha ideológica. Y esos significados tan diversos no son gratuitos. “Desde las primeras civilizaciones el color rojo se asocia con la fertilidad femenina y su poder de atracción y seducción”, explica Carolina Vieira, asesora de imagen de Natura Cosméticos.

Eso parecía intuirlo la antigua mujer egipcia que utilizaba pigmentos de este color en labios y mejillas. No fue la única ni la primera. Los sumerios, griegos y romanos con este sugestivo color decoraban su rostro. Se dice que 5.000 años antes de Cristo en la Mesopotamia, las mujeres ya acostumbraban pintarse la boca. La costumbre se mantiene hasta hoy, cuando uno de los imprescindibles en el arsenal de belleza es un labial, y si es rojo, mejor.

Este es el rey de la seducción porque “se sigue vinculando a la sangre, al amor, a las sensaciones primarias, a la fuerza, al fuego. Es el color que universalmente llama la atención de los hombres sobre lo femenino y lo pasional”, explica Vieira. Y eso lo sabían desde Cleopatra –que sacaba el codiciado tinte rojo de insectos, raíces y rocas–, hasta las mujeres de comienzos del siglo XX en Norteamérica, deseosas de ejercer su derecho al voto, que para sentirse más empoderadas se pintaban la boca.

Esta, en apariencia una simple barra con pigmentos, ha desatado todo tipo de reacciones y, como al mejor de los terapeutas, se le atribuye bondades en la psiquis femenina: rebela, ayuda a vencer complejos y sube la autoestima. "El rojo no es indiferente a los seres humanos porque está conectado con los sentimientos y las pasiones. Se relaciona con el peligro, las guerras, la tauromaquia, los carros de carreras, lo prohibido y el pecado", apunta Paola Jaramillo, de La Riviera.

Su significado ha cambiado de un grupo social a otro: mientras ciertos sectores de la aristocracia lo usaban como elemento de estatus social, en Inglaterra el Parlamento Británico, en 1770, llegó a considerarlo el cosmético de las prostitutas. El labial rojo ha sido un poderoso símbolo de emancipación y de motivación laboral, por eso la misma Elizabeth Arden, famosa empresaria de la industria cosmética, creó el rojo Victoria y estimuló su uso entre enfermeras y marines (se entregaba como parte de la dotación) durante la II Guerra Mundial para bajar los niveles de tensión propios del conflicto.

Y es uno de los cosméticos que más se venden, incluso en tiempos de crisis económica, como sucedió durante la Gran Depresión o la Segunda Guerra Mundial. La plata podía escasear, pero la mujer, que le tocó reemplazar al hombre en las fábricas, se compraba un buen pintalabios. Toda una catarsis.

Y si hablamos del labial rojo, siempre habrá uno que sacará lo mejor de cada usuaria. De ahí la frase que hay mujeres con “personalidad de labios rojos”, capaces de lucirlo sin el temor de proyectarse más seguras, desafiantes, rebeldes o, simplemente, sexis. Para la muestra la inolvidable Marilyn Monroe, la sugestiva reina del burlesque Dita Von Teese o la enigmática Coco Chanel, quien solía afirmar: “Como los ojos son el espejo del alma, ¿por qué no admitir también que la boca es la intérprete del corazón?”.

La actriz española Penélope Cruz se une al grupo de celebridades que se convierten en imagen de un encendido labial rojo.

 

Rey de la seducción

Es indiscutible el impacto visual que crea el labial rojo en la boca, una de las zonas de mayor atención del rostro, por eso es importante aprender a lucirlo. El rojo funciona en cualquier tono de piel "porque es una tonalidad neutra, fuerte e impactante, que se puede combinar con cualquier tipo de vestuario y en cualquier ocasión del día”, precisa Tatiana Olano, directora de styling de SP PRO. “Para las pieles blancas o frías son los rojos azules o rojos rosados, mientras que para las pieles morenas o cálidas son los rojos naranjas o rojos corales”, precisa la formadora de Lancôme Mariana Guevara.

Qué usar y cuándo…

Si quiere llevar la boca roja en el día, aplique rojo mate, que es más duradero. Y en la noche use un rojo con brillo. Los ojos deben maquillarse suavemente para no endurecer la expresión, y más si destaca los labios con este tono durante el día.

¡Este es el mío!

1. Escoja la tonalidad de rojo que más le guste. Lo mejor es probar con la variedad de tonos existentes y hacerlo preferiblemente con un vestuario que no sea estampado y con maquillaje moderado en el rostro. Por eso evite llevar los ojos ahumados si usa un labial intenso. Recuerde que este año la tendencia es lucir un maquillaje fresco y natural.

2. Una buena guía: fjese en el tono de su piel. Si tiende más hacia los rosas o los dorados. Si es más rosa, es de tipo frío y su color ideal es el rojo intenso y azulado. Si es más dorada, es de tipo cálido y le van muy bien los rojos carmesí y los naranja.

3. La tendencia la marcan las bocas en tono mate, lo malo es que los colores pigmentados libres de brillo se pueden desgastar y borrar a lo largo del día, a no ser que use un lápiz labial ultramate. Los rojos en todas sus gamas están en furor, y se impone maquillar la parte central de los labios, como el efecto que se produce al chupar una colombina roja. Esto da un aire de inocencia.

Un delineado perfecto

- Para que los labios estén lisos, hidratados y el labial quede uniforme, exfólielos con un poco de base o vaselina o masajéelos con un cepillo de dientes suave y luego hidrátelos.

- Delinee los labios con la boca cerrada. Así conservará su proporción natural.

- Antes de delinear aplique un poco de base o corrector sobre los labios. Esto atenúa imperfecciones.

- Delinee el contorno de la boca con un pincel fino utilizando la misma barra de labial y termine de definir con uno más grueso. Rellene el centro para lograr un cubrimiento preciso y compacto.

Para disimular una boca grande…

- Enfoque la intensidad del color en la parte central de los labios y aplique con más suavidad en los extremos. Evite el delineado.

- Otro truco es aplicar base del tono de la piel en el borde de los labios como tratando de borrarlo. Ponga polvo compacto sobre la base para sellar y disimular aún más el límite de los labios. Delineelos por dentro.

Si sus labios son delgados...

- Delineelos conservando su forma natural. Use un tono un poco más intenso pero de la misma gama del color que utilizará para rellenarlos, y funda ambos tonos. Aplique gloss en el centro de los labios para dar volumen extra.

1915

Nace el pintalabios. Muy parecido a como lo conocemos hoy. Su inventor fue el estadounidense Maurice Levy.

Asesoría: Carolina Vieira, asesora de imagen de Natura Cosméticos. Marysol López, maquilladora oficial de Avon, y Lauren Andersen, maquilladora de celebridades de Avon Global. Paola Jaramillo, coordinadora de contenidos especializados de La Riviera. Manuela Gómez, experta en maquillaje de Cautivia. Andrés Casas Reina, entrenador nacional de maquillaje de Fedco. Alonso Merchán, maquillador nacional Sisley y La Forêt. Mariana Guevara, formadora de Lancôme.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.