Manuel Carvajal

Manuel Carvajal

La vida de este empresario colombiano es una parábola de enseñanzas pertinentes.

notitle
10 de febrero 2016 , 07:05 p.m.

Hace cien años nació en Cali Manuel Carvajal Sinisterra, cuya vida es una parábola de enseñanzas pertinentes.

A los 16 años abandona su bachillerato en Bélgica porque la crisis de los años 30 obliga a su padre, Hernando, ya enfermo, a pedirle regresar, pues lo necesitaba en la empresa familiar. Cuando él muere, en 1939, Manuel, con solo 23 años, comprende su misión, asume la gerencia de Carvajal y el sostenimiento de su familia extensa: madre, hermanos, abuela, tíos y primos. Toma decisiones con voluntad y carácter. Apoyado por su familia, diversifica y hace crecer la empresa, abre sucursales en todo el país, y en 1961 la de Puerto Rico, primera inversión en el exterior; hoy está en 17 países. Lo apasiona la industria porque “permite generar riqueza a partir de muy poco”, y para él el desarrollo industrial es el fundamento de la prosperidad económica de un pueblo.

Tiene la convicción de que la empresa no puede existir solamente para capitalizarse y enriquecer a sus dueños, sino para generar progreso social en su entorno. Le preocupan el vacío regional de capital social, educación e infraestructura para la industria; logra que Cartón Colombia se radique en el Valle, se une a la promoción de la Universidad del Valle, promueve la Central Hidroeléctrica del Bajo Anchicayá y la Corporación Autónoma de Caldas, Valle y Cauca (CVC) para aprovechar la cuenca del río y generar energía, protegiendo al mismo tiempo sus recursos naturales.

Estudia mucho y, con empresarios jóvenes, promueve el magíster en Administración de la Universidad del Valle, trayendo profesores de grandes universidades de Estados Unidos, entre ellos Peter F. Drucker, su alma gemela. Es un grupo de 36 ejecutivos que van a clases durante año y medio, pero él no puede graduarse porque ni siquiera es bachiller; la universidad le otorga entonces el doctorado honoris causa en ciencias sociales y económicas. Esos jóvenes protagonizaron las transformaciones llamadas “el milagro del Valle” en los 60.

A los 33 años participa en la negociación del acuerdo general de aranceles (Gatt) y, al regresar, Laureano Gómez lo nombra ministro de Minas y Petróleos; lidera la Reversión de Mares y, venciendo el escepticismo generalizado sobre la capacidad de Colombia de explotar su petróleo, dirige la fundación de Ecopetrol; luego culmina la de Paz del Río, pasa a ser ministro de Desarrollo, y al final de su vida lo será de Comunicaciones, con Lleras Restrepo. Su pasión por el estudio de los problemas nacionales lo lleva a promover la creación de Fedesarrollo.

Es un hombre de fe cristiana. Ora todos los días al salir al trabajo. Comprometido con la caridad eficaz, hace de Carvajal una empresa modelo en justicia laboral: paga intereses sobre cesantías mucho antes de que la ley lo exigiera, porque “ese dinero es de los colaboradores, no de la empresa”. Fiel al pensamiento social de la Iglesia, cuando sus familiares proponen hacerle un santuario a la Virgen de los Remedios, reacciona para significarles que lo que importa a Dios es el ser humano. Los Carvajal crean la Fundación a la que entregan el 23 por ciento de las acciones de la familia, porque no quieren enriquecerse sino contribuir al desarrollo de un país en que creen, bajo el liderazgo de Manuel, que siente profundamente que el desarrollo es la gente.

Manuel fue un hombre justo y bondadoso. Peter Drucker, en carta a su hija María Eugenia, escribió: “De él aprendí que el desarrollo solo puede tener éxito cuando es local, basado en la comunidad... y la promoción de sus líderes. Pero lo que más recordaré, hasta el día en que yo mismo muera, no es ni su sabiduría, ni su amistad, ni su humor, sino su carácter. Nunca, en mi larga vida, he conocido a un hombre más íntegro”.

Murió en Boston cuando tenía 56 años.


Francisco de Roux

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.