Expectativas superan las realidades en Santurbán

Expectativas superan las realidades en Santurbán

notitle
10 de febrero 2016 , 07:05 p.m.

Quince meses después de que el Gobierno anunció la delimitación del páramo de Santurbán, en Santander, ‘blindando’ cerca de 100.000 hectáreas de proyectos mineros y agrícolas, habitantes y dirigentes de la región mantienen la incertidumbre sobre lo que pasará pues consideran que los cambios han sido pocos y lentos.

El 19 de diciembre del 2014, el Gobierno anunció que la extensión resguardada, que corresponde al 76 % del páramo (que tiene más de 120.000 hectáreas en los Santanderes), se encuentra entre los 3.000 y 3.500 metros de altura sobre el nivel del mar.

El ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, señaló, en ese entonces, que las exploraciones de oro que cuentan con títulos mineros y se estén ejecutando dentro del área resguardada operararían hasta cuando expiren las licencias ambientales.

Pero la incertidumbre, que generó un despido de más de 1.500 trabajadores de las mineras multinacionales, retornó esta semana después de que la Corte Constitucional prohibió la explotación minera en los páramos, privilegiando la protección de esos recursos naturales sobre el derecho de empresas mineras que tenían licencias.

El alto tribunal tumbó un parágrafo del Plan Nacional de Desarrollo, aprobado en el 2014, y que permitía que proyectos de explotación minera y de hidrocarburos con licencias antiguas pudieran seguir operar hasta la terminación de los permisos y sin posibilidades de una prórroga.

Desde que se delimitó Santubán, la CAR CDMB, con el apoyo del Fondo Nacional Ambiental y el Ministerio de Minas y Energía, ha ejecutado cuatro proyectos por un valor cercano a los 5.000 millones de pesos, que incluyen aislamiento de rondas hídricas, conservación y siembra de especies de alto valor ecológico y la formalización minera y la conversión a tecnología limpia.

Pero un año después de la delimitación, los ambientalistas y mineros, que siempre se han enfrentado por sus posiciones contrarias, por primera vez coinciden en sus apreciaciones al afirmar que la demarcación, según ellos, “ha generado más expectativas que realidades”.

Freddy Gamboa, presidente del Sindicato de Trabajadores del Sector Minero de Santander, dijo que con el fallo aumentan la incertidumbre y la inestabilidad socioeconómica de una región que como la provincia de Soto vive en 90 % de la minería.

Por su parte, Erwin Rodríguez-Salah, cofundador del Movimiento Conciencia Ciudadana, que en el 2013 convocó en Bucaramanga a más de 30.000 personas en una marcha, manifestó que la delimitación no ha generado mayores cambios y que, para él, debería ‘caerse’ porque hay sentencias de años anteriores en las que se ordena la preservación de los páramos.

Redacción Bucaramanga

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.