Fútbol en China

Fútbol en China

Impresionan las noticias de las multimillonarias inversiones de la Superliga de Fútbol China.

09 de febrero 2016 , 09:11 p.m.

Jackson Martinez, delantero colombiano que jugó en el Atletico de Madrid, es presentado a su nuevo equipo, el Guangzhou Evergrande de China. Foto: Óscar Berrocal / 2 de febrero de 2016

La sonada Superliga de Fútbol China, que fue fundada en el 2004 y hace cinco años se vio envuelta en una serie de escándalos por apuestas desmedidas y por partidos arreglados, ha dado un gran salto en términos de crecimiento para convertirse en un negocio enorme. A diferencia de las demás ligas de la región, que, como la J1 League japonesa, buscaron a su hinchada por medio de la contratación de glorias del pasado, como el brasileño Zico o el inglés Gary Lineker, la Superliga ha comenzado el 2016 con un impresionante aumento del dinero de las transferencias de jugadores. Del 2010 a hoy pasó de invertir tres millones de euros a 154 millones en negociaciones: 253 millones si se cuentan las inversiones de la segunda división. El dinero rueda, como el balón. Si hace cinco años el fichaje más caro era el del atacante brasileño Cléo, por cuatro millones, ahora se habla de los 50 millones que pagó el Jiangsu Shanghái por el mediocampista Álex Teixeira, también de Brasil.

Entre las diez contrataciones más altas, que son las más caras del mercado de invierno, se encuentran dos jugadores colombianos: el goleador Jackson Martínez, que escapa a tiempo de una pobre temporada en el Atlético de Madrid, se ha ido a jugar al Guangzhou Evergrande –campeón de los últimos cinco títulos de la liga– por 42 millones de euros; el mediocampista Fredy Guarín, por su parte, se fue del Inter de Milán al Shanghái Shenhua, por 13 millones. Y se habla de que Falcao García podría tener un guayo en las canchas chinas.

Pero lo que más importa, no solo en Colombia sino en el mundo entero, es la noticia de que la multimillonaria inversión de la Superliga China apenas es superada, y por muy poco, por la de los clubes británicos –la cadena China Sports Media compró los derechos de transmisión de los partidos por 1.100 millones–, pues significa que no obstante los escándalos de los últimos tiempos el fútbol sigue siendo un negocio tan grande que lo de menos resulta ser el juego. Habrá que ver, por supuesto, si la Superliga consigue llamar la atención de los hinchas de un deporte que parece estar fuertemente unido a las culturas occidentales. Por lo pronto, la imagen del campeonato chino parece haber sido restaurada.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.