Secciones
Síguenos en:
'Estar dispuesto a perderse es parte del viaje' / Una y quince

'Estar dispuesto a perderse es parte del viaje' / Una y quince

El escritor Andrés Felipe Solano acaba de recibir el Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
09 de febrero 2016 , 04:15 p. m.

Hace poco más de cinco años la prestigiosa revista literaria británica Granta eligió a Andrés Felipe Solano como uno de los mejores novelistas jóvenes en idioma español. Ya había escrito Sálvame, Joe Louis y luego lo confirmó con Los hermanos Cuervo. Ahora, este escritor y cronista bogotano acaba de recibir el Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana por su obra Corea: apuntes desde la cuerda floja.

Conoció Corea hace siete años por caprichos del corazón, y desde entonces adoptó dos rituales: ir a un sauna coreano una vez al mes y comer estofado de cerdo picante una vez a la semana. Cuenta que fue duro conocer ese país en medio de un invierno de 13 grados bajo cero, y tener que estar tan pendiente de las páginas económicas, pues lo que ganaba en Colombia por sus artículos de prensa quedaba convertido en nada por culpa del cambio monetario. Sin embargo, confiesa que lo peor fue enfrentarse a la posibilidad del fracaso.

Pero no solo no ha fracasado, sino que sigue produciendo páginas maravillosas para la literatura y para el periodismo. Actualmente avanza en una novela que transcurre en buena medida en Seúl.

¿Qué fue lo más emocionante de enfrentarse a una cultura tan distante como la coreana?

Una de las cosas más importantes de viajar, más allá de saber dónde se come tal plato o cuál es el mercado más exótico, debe ser la disposición para derrumbar prejuicios propios y ajenos. Eso fue lo más emocionante de mi primer viaje a Corea en el 2008.

¿Alguna vez se sintió literalmente perdido en Corea?

Una vez, a medianoche tomé una línea del metro equivocada y al salir de la estación me di cuenta de que estaba en medio de la nada. Era verano, por fortuna, me dije ‘bueno, tendré que amanecer aquí, en una banca’. A los diez minutos llegó un coreano que hablaba español y que iba a donde yo me dirigía. Estar dispuesto a perderse sin llegar al pánico es parte de un viaje.

¿Qué virtud de los coreanos le gustaría promover entre los colombianos?

Las borracheras no violentas.

¿Qué fue lo que más extrañó de Colombia cuando vivía en Corea?

Saludar de beso y abrazo.

¿Qué significa en su carrera el Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana?

Otro patadón para seguir escribiendo. Ya había recibido un par y me sirvieron muchísimo. Este llega en el mejor momento, justo cuando voy por la mitad de una nueva novela.

¿Qué nuevas certezas tiene sobre Colombia ahora que la mira desde lejos?

Que la única manera de que esto cambie es tender verdaderos lazos de solidaridad.

¿Qué es lo más valioso de vivir en un país con una cultura tan diferente a la que estaba acostumbrado?

Saber que la capacidad de adaptación es el verdadero motor de cualquier vida.

De los coreanos, ¿qué es lo que más trabajo le ha costado asimilar?

Me duele mucho su infelicidad. He visto a muchas personas pasarla mal atrapadas en un trabajo o en la camisa de fuerza de las relaciones sociales, que en Corea son totalmente jerárquicas.

¿Algunos escritores coreanos que recomiende?

Un clásico contemporáneo, Hwang Sok-yong, y uno de mi edad, Park Min-gyu.

¿Cuáles han sido sus escritores de cabecera?

En un mal conteo serían Onetti, Rubem Fonseca, Saul Bellow, Bohumil Hrabal y Kurt Vonnegut.

¿Qué condiciones requiere para escribir?

Café negro a la mano y silencio.

¿Cuál es su forma favorita de ocupar el tiempo libre?

Viendo pasar a la gente por la calle.

Tres películas que todo el mundo debería ver.

Un hombre sin pasado de Aki Kaurismaki, Dead man de Jim Jarmusch, y Barry Lyndon de Stanley Kubrick.

¿Cuáles son sus novelas favoritas de la literatura colombiana?

Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez, Sin remedio de Antonio Caballero, y Primero estaba el mar de Tomás González.

¿Escribir para qué?

Para hablar con los muertos y meter en la conversación a los vivos.

FERNANDO QUIROZ
Twitter: @quirozfquiroz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.