Gana el intermediario

Gana el intermediario

Al campesino no le queda otra opción que recurrir al intermediario, quien le compra.

08 de febrero 2016 , 05:05 p.m.

El pequeño agricultor, con el ánimo de vender a mejor precio, ofrece sus productos en las plazas de mercado, donde los potenciales consumidores le compran directamente, pero exigiéndole rebaja y, como si fuera poco, pidiendo ñapa. Así, al campesino no le queda otra opción que recurrir al intermediario, quien le compra, pero argumentando que, como los productos son de baja calidad y tamaño (por la sequía), valen menos, pero este revende los mismos productos con la consigna de que valen más de lo normal porque hay escasez. Es decir, con cara pierde usted y con sello gano yo.

Gerardo Dussán D.

Las erráticas tablas

Señor Director:
Las nuevas, confusas y erráticas tablas de avalúos de carros para elevar los impuestos de rodamiento crearon el caos y la protesta general de los propietarios de vehículos usados, afectados con esta absurda e ilógica valorización al colocarlos en el mismo nivel, y en muchos casos en uno superior, de los nuevos, cuando es innegable que con el uso sufren su progresiva depreciación. Además, ¿en qué quedarían los estimativos que desde hace muchos años publica la revista ‘Motor’, tomada como confiable referente para la negociación de vehículos por empresas comercializadoras y usuarios, así como los avalúos de Fasecolda para la expedición de pólizas de seguros? Con estos indicativos sobran las tablas del Mintransporte.

Nelson Escobar Escárraga

TransMilenio y ciclovías

Señor Director:
TransMilenio es como un ascensor con capacidad para diez personas al que, por la negligencia de las administraciones anteriores, hoy le meten veinte. De allí los problemas de violencia, intolerancia, delincuencia, indisciplina y desorden que en él se advierten. La ciclovía va camino de padecer lo mismo, pues son tantos los usuarios que se requiere que se amplíe el horario o la cantidad de kilómetros para evitar su ‘transmilenización’ y sus deletéreas consecuencias. En ambos casos seguramente la administración Peñalosa ya ha tomado nota, tanto como acerca de un mayor énfasis en cívica y urbanidad, con el fin de enriquecer nuestro mejor capital social.

Cecilia Upegui

La desnutrición wayú

Señor Director:
La desnutrición que vienen sufriendo de tiempo atrás los indígenas wayús y que hoy es más evidente, dados los varios casos de muertes ocurridas por este fenómeno, prende las alarmas de los gobiernos local y Nacional. Departamentos ricos en recursos naturales y regalías hoy sufren los rigores del abandono del Estado, primero por no hacer presencia para atender necesidades de salud y comida y, segundo, no por hacer control de las inversiones que alcaldes y gobernadores realizan con dineros de regalías. Esos recursos terminan en elefantes blancos o en cuentas personales. No más muertes por desnutrición. Las tareas de competencia del Estado deben hacerse con transparencia y oportunidad.

Óscar Armando Patiño

_______________________________________________________

opinion@eltiempo.com - @OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.