Alcahuetes que luchan contra el hambre

Alcahuetes que luchan contra el hambre

Jóvenes crearon empresa de frutos secos y galletas con la que pretenden mitigar la pobreza.

notitle
07 de febrero 2016 , 10:20 p.m.

Desde el colegio, los jóvenes Pedro Mejía, Alejandro Behar y Andrés Escobar planeaban la creación de una empresa con sentido social. Hoy, a través de Alcagüete, cuyos productos son los frutos secos y las galletas, han donado más de 100.000 refrigerios a niños en todo el país.

El origen de Alcagüete se remonta al año 2012, cuando este grupo de amigos decidió emprender un viaje por Asia, con el fin de salir de la zona de confort en la que vivían y conocer ciertas realidades en otras partes del mundo.

Andrés Escobar, abogado de la Universidad Javeriana, recuerda así el episodio. “Renunciamos a nuestros empleos y nos fuimos de mochileros por países como Tailandia, Singapur, Camboya y Laos durante un mes, con un presupuesto de 600 dólares cada uno”.

“Dormimos en hoteles en los que pagábamos un dólar por cada noche. Con decirle que nuestro colchón estaba cocido a la sábana”, menciona Andrés. Fue en estos escenarios donde se empezó a gestar la idea de una empresa con sentido social.

Alejandro Behar, administrador de empresas de la Universidad de los Andes, dice: “Si algo que tocó mi corazón fue ir a Laos, un país similar al nuestro en cuanto a geografía y pobreza. Es triste apropiarse de realidades como las de Altos de Cazucá; solo después de estar en otros lugares fuera del país”. De ahí, la iniciativa de colaborar con los demás, con el lema ‘Compartiendo las cosas buenas se puede hacer un mejor mundo’.

Frutos secos y galletas

De regreso, los tres jóvenes tomaron la decisión de brindar a las personas productos secos con mezclas originales.

“Existe el imaginario de que lo saludable es de mal sabor. Nosotros queríamos acabar con eso”, menciona Pedro Mejía, también administrador de empresas de la Universidad de los Andes.

De un momento a otro, la cocina de las casas de estos jóvenes parecía un laboratorio. “Hacíamos todo tipo de mezclas, y al final teníamos que proponer tres recetas diferentes. Quienes le daban el visto bueno eran nuestros papás, hermanos, abuelos y hasta tíos”, señala Andrés.

En cuanto al empaque del producto, “la idea era que sirviera de bandeja para los snacks y que quienes los compraran compartieran con alguien más, como se hace en las familias”, cuenta Alejandro.

Ayudando a la niñez

Para los emprendedores, lo más importante fue el ¿cómo ayudar a los más necesitados?

“Nosotros queríamos que, a través de nuestros recursos, profesionales especializados brindaran atención a personas en todo el país”, menciona Pedro.

De este modo, Alcagüete dona un porcentaje del dinero correspondiente a la venta de cada uno de sus productos, a la ONG internacional World Vision y a la fundación Aeiotú.

Estas se encargan de repartir los refrigerios –equivalentes al presupuesto donado– a las comunidades más necesitadas de Colombia. Desde agosto del 2014 van más 100.000 refrigerios.

Según Andrés, “la labor va más allá de donar el dinero. Mensualmente organizamos jornadas de alimentación, y nosotros mismos llevamos los refrigerios a las comunidades, junto con cuenteros, magos y payasos”.

Por su parte, Alejandro dice que “no hay algo mejor que ver sonreír a los niños”.

REDACCIÓN EL TIEMPO ZONA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.