Reserva, alternativa para el futuro sostenible de Bogotá / Opinión

Reserva, alternativa para el futuro sostenible de Bogotá / Opinión

Hay 552,68 hectáreas de la reserva Van der Hammen que no son protegidas aptas para la construcción.

07 de febrero 2016 , 10:20 p.m.

Cementerios, iglesias, campos deportivos, colegios, centros de salud, industria, instalaciones aeronáuticas, antenas, torres de alta tensión, escombreras ilegales, bodegas, parqueaderos y viviendas. Esto es lo que se encuentra hoy en parte de la reserva Van der Hammen.

Hay que recorrerla, reconocer el terreno, para poder entrar en la discusión de hasta dónde esa zona alberga la posibilidad de garantizar vivienda y espacio ambientalmente sostenible para 1,6 millones de personas que harán crecer la población en las próximas décadas.

Y digo que hay que recorrerla, porque no es cierto que todas las 1.395 hectáreas que la CAR declaró como de conservación en el 2011 correspondan a áreas protegidas: es solo el 7,78 por ciento (1,48 hectáreas). En la parte occidental hay zonas deforestadas que han sido colonizadas por cultivos de flores, por canchas de fútbol, parqueaderos y bodegas, y necesitarían ser restauradas.

La sola compra de esos terrenos, que hoy son propiedad de particulares, demandaría una inversión de 2,5 billones de pesos. Y eso sin contar con la plata que se requeriría para convertirlos en áreas protegidas. La ciudad no dispone de ese dinero, que alcanzaría para construir 125 colegios para 350.000 niños. Esos sí que son urgentes, porque Bogotá no puede echar para atrás la política de llegar a la jornada única en toda la ciudad, para que los niños y los jóvenes estén en escenarios apropiados de aprendizaje, recreación y lúdica para el uso del tiempo libre.

Así que como concejales tenemos la responsabilidad de marginarnos de un debate sin argumentos y revisar los sustentos técnicos y las conveniencia de la ciudad para garantizar calidad de vida en las próximas décadas a quienes van a llegar a habitar en esta Bogotá de todos y a quienes hoy mismo están padeciendo porque tienen que desplazarse a municipios vecinos porque no encuentran alternativas de vivienda en la capital.

Si hay 552,68 hectáreas de la reserva Van der Hammen que no son área protegida, por qué no darle la oportunidad a la administración de desarrollar una zona del norte ambientalmente sostenible, que se constituya en una barrera ambiental en el borde norte, para que la ciudad no se extienda a la Sabana, pero al mismo tiempo garanticemos la posibilidad de generar vivienda, no solo para suplir las 300.000 de déficit que hoy tenemos, sino las que se necesitarán para que lleguen 1,6 millones de personas más en los próximos años.

LUCÍA BASTIDAS UBATÉ
Concejal de Bogotá

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.