Los pies de Jair Guasiruma, tejedores de vida y esperanza

Los pies de Jair Guasiruma, tejedores de vida y esperanza

Un accidente lo dejó sin sus miembros superiores. Hoy se gana la vida vendiendo pulseras en Pereira.

notitle
07 de febrero 2016 , 09:53 a.m.

Frida Kalho, la reconocida artista mexicana, dijo un día: “Pies para qué los quiero si tengo alas para volar”.

Para Jair Guasiruma, miembro de la comunidad Emberá Chamí de Pueblo Rico (Risaralda), esta popular frase tiene un significado muy diferente. Sus pies son la herramienta para diseñar y crear artesanías multicolor.

Hace ocho años se vio enfrentado a un duro accidente: debido a una descarga eléctrica le amputaron los brazos, pero no las ganas de salir adelante. Jair, de 28 años de edad y padre de dos niñas, Tatiana y Viviana,encontró en la artesanía la manera de seguir luchando en la vida y superar el duro momento que para muchas personas significaría el final.

Con sus pies aprendió a tejer coloridos collares, pulseras y aretes de diferentes tamaños y precios. “Tuve que aprender a hacer algo, tenía que buscarme la platica para comer”, recordó Jair. Un día tardaron sus compañeros en enseñarle la técnica para elaborar las artesanías, una aguja y pequeñas chaquiras multicolor son las herramientas necesarias para que Jair ponga a volar su imaginación.

De lunes a sábado, Jair es el centro de atracción, los ciudadanos y posibles compradores se detienen en la vía peatonal de la calle 22 entre carreras séptima y octava para sorprenderse con la capacidad de Jair para trabajar. “Viendo esto es cuando uno piensa lo desagradecido que es, uno lo tiene todo y vive quejándose, sobre todo los muchachos que siempre viven cansados, uno bien joven y dicendo que le da pereza el trabajo”, dijo Carmenza Rodríguez, una pereirana que se quedó con la boca abierta al ver trabajando a Jair.


Guasiruma tarda entre 3 horas y 20 días en fabricar un collar o una pulsera. “Según lo que la gente me pida, me puedo demorar un tiempo, un collar grande entre los 20 o 25 días, una pulserita de 122 pepas si me demoro unas tres horitas”, contó. Sus obras de arte se pueden conseguir entre 5 mil pesos que es el valor de unos aretes con diseño de flores, 10 mil pesos por una pulsera con los colores de la bandera de Colombia y hasta 120 mil pesos por un collar para mujer.
Jair es un hombre sin límites. Pese a su discapacidad, aprendió a manejar computador, el año pasado asistió a un curso básico de sistemas en el Centro Cultural Lucy Tejada.

Yo dejaba el computador en el piso y con la cumbamba (la quijada) movía el mouse, eso es fácil, eso es de poner cuidado, antes le enseñaba a los compañeros, me pedían ayuda”, describió en medio de risas Guasiruma.

Jair es un ejemplo de vida para muchas personas que sienten la discapacidad como una incapacidad. “Busquen algo para trabajar, echen para adelante, no pidan en la calles que eso es feo, todo está en la mente y el corazón”, sentenció.

Jaiver Nieto Álvarez
Pereira

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.