La tala ilegal de árboles que azota al Guaviare

La tala ilegal de árboles que azota al Guaviare

Denuncian deforestación en zona en la que se quiere construir la vía Marginal de la Selva.

notitle
07 de febrero 2016 , 01:01 a.m.

Las fotografías muestran troncos de árboles con cortes finos tendidos a lo largo de trochas de color rojo que conectan las veredas Colinas, Puerto Nuevo, El Tigre y Cachicamo del corregimiento del Capricho, en San José del Guaviare.

En otras, se aprecian números pintados en los troncos de árboles aún en pie. “Eso es lo que falta por tumbar”, explica un campesino de la zona que prefiere no revelar su identidad por seguridad.

Las imágenes muestran la magnitud de la tala indiscriminada de árboles que desde hace 16 años ocurre en esa región y que ya ha arrasado con 6.892 hectáreas de bosque, lo cual amenaza los afluentes del río Guayabero.

La zona afectada conecta los bosques de la Amazonía y de los Andes, y conducen al Parque Natural Serranía del Chiribiquete (Guaviare) y al complejo que agrupa los parques Tinigua, La Macarena y Picachos, en el Meta.

¿Quién está detrás? Varias hipótesis hacen parte de la investigación que las autoridades, tanto judiciales como ambientales, adelantan. Una de ellas, basada en los testimonios de los pobladores, es que guerrilleros del frente séptimo de las Farc al mando de alias el Flaco estarían presionando a los pobladores. Un campesino de la región contó que los pobladores son obligados por hombres armados a abrir 80 metros a lado y lado de las trochas.

“Están haciendo una ampliación ilegal de la vía. Este año van cerca de 400 hectáreas tumbadas, y el año anterior tumbaron 200. Dicen que ya están terminando la tarea”, cuenta la fuente.

Los árboles son marcados antes de ser derribados. Foto: Archivo Particular.

Consultados al respecto, voceros de la Fuerza de Tarea Omega, encargada de la seguridad en la zona, señalaron que la situación está siendo investigada.

Otra de las hipótesis apunta a que inescrupulosos estarían buscando hacerse a un predio para sacar provecho económico dado a que por ese sector está proyectado que pase la vía Marginal de la Selva, proyectada desde 1990 para conectar el Pacifico con Caquetá, Guaviare y los Llanos Orientales.

El viceministro de Ambiente, Pablo Vieira, aseguró que el Ministerio ha recibido información sobre que existe un grupo de personas que espera verse beneficiado con la construcción de la vía. Ellos, explicó el Viceministro, estarían ocupando baldíos de la Nación y afectando todo un corredor ambiental.

Por su parte, Wilfredo Pacho Abril, director seccional de la Corporación Autónoma para el Norte y Oriente Amazónico (CDA), señaló que hay personas que están llegando al departamento con el fin de comprar predios, muchos de estos baldíos que pertenecen a la Nación, y ampliar la frontera agrícola e incluso destinar esos predios para la ganadería.

“Esto se presenta cerca de Calamar, el Retorno y Miraflores, centro del departamento del Guaviare”, explica Abril, quien agrega que la zona en la que se trazó la Marginal de la Selva es un área destinada a la conservación de los ecosistemas andino y amazónico en la Serranía de la Macarena y el parque Nacional Chiribiquete.

“Allí muchas especies son endémicas de estos sitios y usan esta zona de tránsito. Pero la deforestación impide el tránsito de especies entre los ecosistemas”, agrega.

Si bien la deforestación estaría de alguna manera relacionada con la construcción de la vía, el viceministro Pablo Vieira defendió la construcción de la Marginal de la Selva, que, dijo, fue diseñada calculando un menor impacto ambiental.

“Existe la posibilidad de hacer una carretera bien hecha en la que se garantice la conectividad a través de pasos elevados o deprimidos que mantengan la conexión entre los cuerpos de agua. Lo que estamos haciendo es un proyecto de construcción y de diseño por parte de un consorcio con Invías. Ellos están teniendo en cuenta que ese diseño garantice que no va a romper la conectividad y que va a mantener el flujo de agua”, asegura Vieira.

De hecho, si se observa el área en cuestión se puede apreciar cómo la deforestación ha avanzado en los últimos 15 años.

(Deslice la línea del medio hacía la derecha o izquierda. Las zonas rojas muestran el avance de la deforestación. Las líneas de colores, el trazado de la Marginal. Fotografía: Ideam)

Polémica por la vía

Para el experto en cambio climático Manuel Rodríguez Becerra, la única manera de preservar un corredor ambiental entre los parques naturales Serranía de la Macarena y el Chiribiquete es evitando la construcción de vías.

“Cuando fui ministro de Medio Ambiente –en 1994– me opuse a la construcción de esa vía porque en las zonas selváticas donde se hace una carretera se genera una destrucción masiva de miles de hectáreas. La prioridad de la selva amazónica debe ser protegerla, porque es una selva con un enorme valor en su diversidad biológica y toda la cuenca es absolutamente crítica para el tema climático y de lluvias. Un ejemplo: se estima que la sequía de Sao Paulo (Brasil), que se dio el año pasado, fue a causa de la deforestación de la cuenca de la región amazónica”, argumenta Becerra.

El exministro también asegura que la forma más eficaz de evitar la deforestación es la reubicación de las personas que viven allí. Sobre ese tema, el viceministro Pablo Vieira indica que el Estado ya trabaja en programas para evitar que personas lleguen a estas zonas y que se adelantan programas para la protección de bosques.

Luego de talar los árboles se provocan incendios con el fin de mantener esta zona libre de vegetación. Foto: Archivo Particular.

Lo que se está haciendo contra la deforestación

El más reciente reporte de deforestación publicado por el Ideam ubica al departamento del Guaviare en el séptimo lugar. El primero es Caquetá, y precisamente es en la frontera de ambos departamentos donde se presenta una mayor deforestación, que en ese departamento alcanza las 29.245 hectáreas.

El Ministerio de Ambiente señaló que esa cartera adelanta labores de reforestación en estas zonas con énfasis en la vocación del suelo. Una de las metas es que por medio del programa Redd Early Movers, financiado por Noruega, Reino Unido y Alemania, se reduzca este fenómeno a cero.

DAVID ARANGO
Redacción ELTIEMPO.COM
@ArangoDavidG

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.