Todos perdemos / Opinión

Todos perdemos / Opinión

notitle
06 de febrero 2016 , 08:52 p.m.

En los últimos 15 años, la industria del agua embotellada ha experimentado un crecimiento explosivo. De hecho, este producto –desde el agua ‘de manantial’ hasta la ‘saborizada’, pasando por la enriquecida– es el de mayor crecimiento en el sector de las bebidas, incluso en ciudades donde el agua del grifo es segura. Esto ha sido un desastre para el ambiente.

Los problemas comienzan con la manera en que se obtiene. La mayor parte se extrae de las reservas subterráneas de acuíferos y manantiales, muchos de los cuales alimentan ríos y lagos. Al tocar esas reservas, las sequías se pueden agravar.

Tampoco es bueno embotellar agua de glaciares de los Alpes, los Andes, el Ártico, el Himalaya, la Patagonia, las Montañas Rocosas u otros lugares, ya que se desvía el agua de ecosistemas que sirven a la recarga de humedales y al mantenimiento de la biodiversidad. Esto no ha impedido que las grandes embotelladoras y otros inversionistas continúen en su búsqueda por comprar sobre los glaciares. Por ejemplo, la floreciente industria del agua en China se nutre de los glaciares del Himalaya, y al hacerlo daña los ecosistemas del Tíbet.

Sin embargo, gran parte del agua embotellada no proviene de manantiales o de glaciares; es agua procesada que proviene de los municipios o, con mayor frecuencia, del subsuelo, extraída directamente y sometida a ósmosis u otros tratamientos de purificación. Como es de esperar, los embotelladores se han visto envueltos en disputas con autoridades locales y grupos de ciudadanos por el agotamiento y la contaminación del agua. En medio de la extrema sequía de California, algunos fabricantes han enfrentado investigaciones e incluso a uno se le prohibió el contacto con los manantiales.

Peor aún, el procesamiento, el envasado y el transporte del agua es altamente intensivo en recursos. Se necesitan 1,6 litros de agua, en promedio, para envasar un litro de agua, lo que convierte a esta industria en un gran consumidor y en un gran generador de aguas residuales.

Y los problemas no se detienen cuando la mercancía llega al consumidor. La industria depende principalmente de botellas de consumo personal, hechas de PET, cuyas materias primas se derivan del petróleo y el gas. En los 90, el PET convirtió el agua en un producto portátil. Pero no se descompone y, aunque puede ser reciclado, por lo general no lo es. Como resultado, el agua embotellada es la mayor fuente de residuos de plástico y todos los años miles de millones de botellas terminan en los vertederos. El 80 por ciento de todas las botellas de agua de plástico se convierten en basura, asfixiando los vertederos.

Por supuesto, mayores tasas de reciclaje podrían mejorar esta situación. Por ejemplo, Alemania ha promovido con éxito el reciclaje con una combinación de regulaciones e incentivos inteligentes, como las máquinas ubicadas en los supermercados que devuelven dinero a cambio de las botellas (a menudo son recogidas y llevadas por los pobres).

Algunos podrían argumentar que los beneficios de seguridad y salud del agua embotellada compensan estas consecuencias ambientales. Pero esos beneficios son poco más que un artificio de marketing. Al igual que el agua del grifo en Occidente, el agua embotellada también tiene problemas de calidad de vez en cuando. De hecho, el agua del grifo es a menudo más saludable. El tratamiento químico indica que el agua procesada y embotellada puede carecer de flúor, presente en la mayoría de las aguas subterráneas o añadido en pequeñas cantidades a los suministros de agua municipales para promover la salud dental.

También hay preocupaciones sobre el potencial de lixiviación de compuestos químicos de las botellas de PET, así como de los grandes contenedores reutilizables de policarbonato en el que los embotelladores suministran el agua a hogares y oficinas. Las condiciones no óptimas de almacenamiento incluyen, por ejemplo, la exposición prolongada a la luz solar y al calor, que puede causar una actividad estrogénica potente en el agua embotellada, exponiendo a los consumidores a productos químicos que alteran la función del sistema endocrino.

Estas consecuencias no pasan inadvertidas. En EE. UU., la preocupación ambiental han llevado a que algunas universidades y al menos 18 parques nacionales prohíban la venta de agua embotellada.

La industria también nota el peligro y está haciendo lo posible para mantener a la opinión pública de su lado. A tal efecto, las grandes embotelladoras de agua han copiado una página del libro de jugadas de los gigantes energéticos, como ExxonMobil, BP y Shell, mediante la aplicación de iniciativas verdes.

Pero no se equivoque: el agua embotellada está agravando los problemas ambientales del mundo. Está haciendo que sea más difícil entregar agua potable a los pobres. No ofrece beneficios mayores a los del agua limpia del grifo. Y ni siquiera tiene mejor sabor; de hecho, las pruebas a ciegas revelan que la gente no puede distinguir la diferencia entre una y otra.

Obviamente, el agua del grifo necesita un cambio de imagen. Por desgracia, carece del músculo de marketing y del presupuesto de publicidad que han impulsado el espectacular crecimiento de la industria del agua embotellada. Cuando un producto que es más barato y mejor no prevalece, es una mala noticia para los consumidores. Y cuando el producto es el agua, todos perdemos.

BRAHMA CHELLANEY
© Project Syndicate
Berlín.
Brahma Chellaney es profesor de estudios estratégicos en el Centro de Nueva Delhi para la Investigación de Políticas. Es autor de nueve libros, entre ellos ‘Water, Peace and War: Confronting the Global Water Crisis’.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.