Secciones
Síguenos en:
La ciencia detrás del poder curativo de los alimentos

La ciencia detrás del poder curativo de los alimentos

Diversos estudios confirman creencias sobre la capacidad sanadora de ciertos productos naturales.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de febrero 2016 , 07:09 p. m.

Sí: hay alimentos con la capacidad de aliviar síntomas y, por qué no, de sanar. Y son más de los que muchos creen. No obstante, el cambio de hábitos a la hora de comer ha ido casi erradicando de la dieta cotidiana a muchos de ellos.

“Con el paso del tiempo se han ido incorporando a la dieta cada vez más carbohidratos, azúcares y grasas, en detrimento de las verduras, las frutas, las semillas y la fibra de origen natural. El resultado de esa falta de balance ha sido el incremento de los niveles de sobrepeso y obesidad, y la desmejora de los parámetros de salud de la gente”, señala Clara Valderrama, nutricionista de la Universidad Javeriana.

Ella recuerda, por ejemplo, que hace décadas la mayoría de las personas, que no se enfrentaban a la muy amplia oferta de medicamentos o de comidas rápidas y procesadas de hoy, debían recurrir a los alimentos naturales para nutrirse bien y aliviar dolencias.

“Recuerdo que muchos abuelos tenían la costumbre de consumir un ajo en ayunas todos los días –cuenta la especialista– para favorecer la circulación y fortalecer las defensas. Estudios serios, realizados en los últimos años, no han hecho más que ratificar que tenían razón, y no solo con el ajo, también con muchos otros alimentos, cuyo consumo debemos recuperar”. Por supuesto, el cambio de hábitos parte del reconocimiento del poder que tienen muchos alimentos, altamente nutritivos, saludables y curativos, y que están al alcance de todos los colombianos. Pensando en eso, desde el próximo domingo circulará con EL TIEMPO la colección.

A continuación, seis de los alimentos cuyas propiedades se desarrollan en la obra.

Aguacate

En enero del 2013, 'Nutrition Journal' divulgó las conclusiones de una investigación estadounidense que asoció el consumo regular de aguacate con una alimentación de mayor calidad e ingesta de nutrientes beneficiosos para la salud, menor consumo de azúcares agregados, menor peso corporal, frecuencia cardíaca y obesidad abdominal, una mejor tensión arterial y mayor presencia de colesterol bueno en la sangre.

Los investigadores analizaron las condiciones de salud de 17.567 adultos que consumían este alimento con frecuencia y encontraron que, en general, tienen mejores registros que quienes no incluyen este fruto en su dieta.

Ensalada de aguacate y espinaca

Ingredientes:

1 atado de espinacas frescas

Zumo de limón

1 aguacate maduro

1 tomate maduro

2 remolachas pequeñas cocidas

Aceite de oliva o girasol

Vinagre de frutas

1 cucharadita de miel

Preparación:

Lave muy bien las espinacas y separe las hojas de la raíz; con las manos pártalas en trozos medianos y póngalas en una fuente. Pele el aguacate, retire la semilla y córtelo en cubos o tajadas. Báñelo en zumo de limón. Corte las remolachas cocidas en tajadas, al igual que el tomate. Mezcle todas las verduras y báñelas con una salsa elaborada con 3 a 4 partes de aceite de oliva o girasol y una parte de vinagre. Agregue la miel y mezcle hasta integrar todos los elementos.

Ajo

El ajo es una de las plantas comestibles más estudiadas, desde el punto de vista científico, en relación con sus poderosos efectos sobre la salud. Un estudio hecho en el 2013 por la Universidad de Washington da cuenta de ello, pues demostró, por ejemplo, que el ajo resultó ser cien veces más efectivo que dos de los antibióticos más usados hoy para manejar las infecciones intestinales causadas por bacterias en intoxicaciones alimentarias.

Este trabajo fue publicado en el 'Journal of Antimicrobial Chemotherapy', como seguimiento a las investigaciones publicadas en 'Applied and Environmental Microbiology', que habían demostrado que el concentrado de ajo era eficaz para inhibir el crecimiento de bacterias del grupo yeyuni. No es gratuito que algunos consideren que se trata de uno de los alimentos más potentes de la naturaleza.

Ají

El ají o chile aporta un amplio abanico de beneficios para la salud, confirmados por investigadores de distintas universidades.

La de Cornell, por ejemplo, le atribuye propiedades antibacterianas; la de Wyoming encontró, el año pasado, que este alimento también es rico en compuestos con alto valor antioxidante; la de Adelaida, en Australia, descubrió hace unos meses una interacción entre la capsaicina (principio activo del ají) y las paredes del estómago, que permite regular la función digestiva; la de Hong Kong estableció que este componente remueve el llamado colesterol malo, al tiempo que impide la acción del gen que contrae las arterias y restringe el flujo sanguíneo, y la de Minnesota reportó el año pasado efectos antioncológicos, es decir que actúa ayudando a frenar algunos tipos de cáncer.

Pero quizá la investigación más significativa es la que le confiere efectos analgésicos, a través de la inhibición de la sustancia P, un efecto ratificado en varios estudios publicados por la revista 'Pain'.

Guayaba

En el 2007, un estudio del Servicio de Investigación Agrícola de Estados Unidos confirmó, para sorpresa de muchos, que la guayaba es tan rica en antioxidantes como el arándano; estos compuestos ayudan a controlar los radicales libres responsables del envejecimiento celular.

Este hallazgo fue ratificado hace dos años por el Instituto de Investigaciones de Hyderabad (Nueva Delhi), que confirmó que en 100 gramos de guayaba hay casi 500 miligramos de sustancias antioxidantes, una cantidad que supera hasta tres veces las existentes en otras frutas, como la ciruela, la naranja, la granadilla, la papaya y la piña. Además, es un fruto rico en vitaminas (como la C), minerales y fibra.

Batido de guayaba

Preparación:

Ponga en la licuadora media taza de jalea de guayaba, media cucharadita de esencia de vainilla natural (no sintética), una cucharadita de jugo de limón y una taza de yogur y hielo. Procese hasta lograr una consistencia de granizado. Añada trozos de fruta de su elección y sirva. No olvide que para aprovechar al máximo las propiedades de este fruto, hay que consumirlo inmediatamente después de cortarlo y prepararlo.

Canela

Mucha gente hoy recurre a las infusiones de canela para mejorar la digestión y los problemas circulatorios, reducir la ansiedad y el estrés y aliviar los cólicos menstruales. A estos beneficios se suman los soportados por la evidencia científica.

Un estudio publicado en el 2014 en 'Annals of Family Medicine', elaborado por científicos de la facultad de Ciencias de la Salud y Farmacia de la Universidad del Oeste y la Escuela de Medicina de la Universidad de Connecticut, estableció que las personas que consumen entre uno y seis gramos de canela, durante 40 días, presentan descensos en los niveles de colesterol malo y triglicéridos.

Estos hallazgos se sumaron a los hechos por el Departamento de Nutrición Humana del Centro de Investigación en Beltsville, en Maryland, en pacientes con diabetes tipo dos. Los científicos demostraron que el consumo regular de canela logra disminuir los niveles de glucosa en la sangre. Al parecer, el responsable de este efecto benéfico es el polímero chalcona methyl hydroxy, que actúa de modo similar a la insulina.

Infusión básica de canela, para todos los días.

En una taza de agua bien caliente ponga una cucharadita de canela y déjela reposar entre 5 y 10 minutos; también puede calcular por astillas de canela, en este caso con media basta. No olvide que para aprovechar todas sus propiedades, es necesario que la canela siempre esté fresca.

Quinua

Las propiedades de este grano, que se conocen desde tiempos inmemoriales en el altiplano andino, también han sido objeto de estudios y análisis que le confieren elevados niveles nutricionales, pero además efectos positivos en el manejo de enfermedades como las cardiacas, las respiratorias y la diabetes, e incluso acciones protectoras contra el cáncer.

En mayo pasado, 'BMC Medicine' publicó una investigación de la Universidad de Harvard según la cual quienes consumen una dosis diaria de 34 gramos de quinua reducen en un 17 por ciento las posibilidades de morir prematuramente por males cardiacos, alteraciones pulmonares y diabetes; a semejante conclusión llegó después de estudiar, durante 14 años, los hábitos alimentarios de 367.000 personas en EE. UU. La quinua tiene un 25 por ciento más de proteínas que el arroz, el trigo o el germen de trigo. Además, tiene un alto contenido de tiamina, magnesio, hierro, cobre y zinc.

Un libro le explica cómo utilizarlos

Todos los domingos, desde el próximo 14 de febrero hasta el 31 de julio, circularán con EL TIEMPO los 25 fascículos de ‘El poder curativo de los alimentos’. Esta obra aporta información valiosa sobre más de 70 alimentos comunes que son aliados de la salud.

REDACCIÓN SALUD

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.