Colombia reduce su cuota en urbes más violentas del mundo

Colombia reduce su cuota en urbes más violentas del mundo

En dos años, el país pasó de seis a tres ciudades en el 'top 50'.Caracas, la más violenta de todas.

notitle
06 de febrero 2016 , 05:57 p.m.

Prueba de la caída constante que ha tenido el homicidio en Colombia, que el año pasado cerró con la tasa más baja en cuatro décadas (24,5 por cada 100.000 habitantes), es que entre el 2013 y el 2015 el país redujo de seis a tres el número de sus ciudades incluidas en el listado de las 50 más violentas del mundo, que elabora la ONG mexicana Seguridad, Justicia y Paz (SJP).

Hace tres años figuraban en el escalafón Cali, Palmira, Santa Marta, Cúcuta, Pereira y Medellín, en este orden. Pero en el más reciente ya no aparecen las capitales de Magdalena, Norte de Santander y Antioquia.

El caso de Medellín es destacado como ejemplar por el Instituto Igarapé de Brasil, que el año pasado creó un monitor mundial de homicidios con base en cifras oficiales. “La reducción allí es histórica, pues de tener una tasa de 232 en 1990 –una época crítica a causa de la violencia del narcotráfico– pasó a 20 el año pasado. La desmovilización de autodefensas, ciertas treguas entre bandas delictivas y medidas de las autoridades, como la intervención en puntos críticos, son las causas de este fenómeno”, explica Katherine Aguirre, del Igarapé.

Luis Fernando Suárez, exvicealcalde de la ciudad, también atribuye los buenos resultados al trabajo conjunto de Alcaldía, Policía y Fiscalía, enfocado en la lucha contra el homicidio, los secuestros y la extorsión. Igualmente, el funcionario dice que el plan Cuadrantes y el aumento de uniformados, que se triplicaron entre el 2012 y el 2015, fue clave para bajar los índices de asesinatos. Incluso, el cuatrienio pasado tuvo la inversión más alta en seguridad hecha en Medellín: 400.000 millones de pesos.

En el caso de Cúcuta, el coronel Jaime Alberto Barrera, comandante de la Policía de esa ciudad, recalcó que se han efectuado operativos contundentes contra las ‘bacrim’, autoras de los homicidios en la zona de la frontera en los últimos años. “El año pasado se capturaron 73 asesinos pertenecientes a estas estructuras ilegales organizadas, de los cuales 26 eran sicarios”.

Una reducción similar en América Latina ocurrió en Ciudad Juárez (México), que de tener un índice de 275 en el 2010 bajó a 42 en el 2014 (la cifra del 2015 no se ha consolidado).

“La disminución sustancial de disputas entre grupos de narcotraficantes, que se peleaban por las rutas de la droga; la puesta en marcha de iniciativas de seguridad con participación activa de la ciudadanía y la promoción del desarrollo han contribuido a bajar la tasa de asesinatos”, sostiene Aguirre. De hecho, esta población acaba de abandonar el ranking, que lideró en el 2008, el 2009 y el 2010.

Otros ejemplos para mostrar son Nueva York (tasa de 14 en 1990 a 4 en el 2015), Río de Janeiro (70 en 1995 a 15 en el 2015) o la misma Bogotá, que en 1993 alcanzó una tasa de 81 y que el año pasado cerró en 17.

Por el contrario, ciudades como Palmira, Cali y Pereira se mantienen en la lista de las más violentas. De hecho, las dos primeras –pertenecientes al Valle del Cauca– figuran en el top 10: octavo y décimo, respectivamente, mientras que la capital de Risaralda ocupa la casilla 45.

En la medición anterior de SJP, correspondiente al 2014, Cali apareció en el noveno lugar; Palmira, en el 32 y Pereira, en el 36.

“En el caso de Cali, no se implementaron los planes y programas de seguridad ciudadana que sí se emprendieron en Bogotá y Medellín en la década de los 90 y la primera década del siglo. No obstante, hay que resaltar que, el año pasado, Cali empezó a reportar importantes reducciones en los asesinatos, así como Buenaventura”, dice Aguirre. Por su parte, el alcalde Maurice Armitage sostiene que la ciudad, como otras zonas del país, vive un coletazo del narcotráfico y disputas del microtráfico, con guerras por control territorial y retaliaciones. Además, asegura que la situación es crítica ante la atomización tanto de expendios de drogas como de la extorsión y los hurtos.

En cuanto a Palmira, corredor estratégico para las bandas criminales que se disputan el microtráfico y extorsiones, la situación de violencia llevó a que la gobernadora del Valle, Dilian Francisca Toro, realizara en esta ciudad su primer consejo de seguridad. Tras la reunión, se decidió la intervención en las comunas críticas con participación de la Policía, el Ejército y la Fiscalía. En lo que va del 2015, más de un centenar de personas han sido detenidas y se han desmantelado tres agrupaciones delincuenciales.

Panorama en América Latina

Además de las tres colombianas, el escalafón del 2015 incluyó a 21 ciudades brasileñas, ocho de Venezuela, cinco de México, cuatro de Sudáfrica, cuatro de Estados Unidos, dos de Honduras y una de El Salvador, Guatemala y Jamaica.

No en vano, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) señala que América Latina y el Caribe son escenario de uno de cada tres homicidios en el planeta, pese a que su población representa apenas el 9 por ciento.

Incluso, Caracas, la capital de Venezuela, aparece en el primer lugar del listado de la ONG mexicana con una tasa de 119,87 homicidios, seguida de San Pedro Sula (Honduras), con 111, y San Salvador, con 108.

El Instituto Igarapé hace un reparo sobre el primer lugar de ese ranking. Para este observatorio, San Salvador es la ciudad más violenta del mundo en la actualidad. “Estos datos (los de Caracas) incluyen muertes tanto intencionales como homicidios no intencionales, incluso accidentes automovilísticos”, señala Robert Muggah, director de Investigación del Instituto Igarapé.

Respecto a la capital de El Salvador, Muggah cuestionó a SJP porque tomó una base de datos de enero a agosto del 2015 e incluyó algunos municipios aledaños, que generaron una reducción en el promedio de la tasa de asesinatos.

Por lo tanto, para Muggah la cifra real de la tasa, proporcionada por las autoridades salvadoreñas, es de 199,3 asesinatos, atribuida por analistas “al colapso de la tregua entre pandillas y al aumento de los escuadrones (paramilitares) de la muerte”.

Las diez ciudades con la mayor tasa de homicidios

1. Caracas (Venezuela): 119,87 homicidios por cada 100.000 habitantes.

2. San Pedro Sula (Honduras): 111.

3. San Salvador (El Salvador): 108,5

4. Acapulco (México): 104,7.

5. Maturín (Venezuela): 86,4.

6. Distrito Central (Honduras): 73,5.

7. Valencia (Venezuela): 72,3.

8. Palmira (Colombia): 70,8.

9. Cape Town (Sudáfrica): 65,5.

10. Cali (Colombia): 64,2.

Fuente: Seguridad, Justicia y Paz, ONG fundada en México. Los datos corresponden a 2015.

CARLOS GUEVARA
Redacción Domingo
* Con información de los corresponsales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.