De la probeta a la mesa

De la probeta a la mesa

Filetes fabricados en laboratorios, que sepan tan bien como las de carne de res, serían una realidad

05 de febrero 2016 , 09:32 p.m.

Filetes, hamburguesas y salchichas fabricadas en laboratorios, que sepan tan bien como las de carne de res y cerdo, podrían estar en la mesa antes de cuatro años. El anuncio, que parece de ciencia ficción, fue hecho esta semana por una empresa de San Francisco, fundada por tres científicos y que se la juega por ser la primera en vender carne desarrollada a partir de células animales en tanques de acero.

La audaz idea es proveer una fuente confiable de proteínas que favorezca la nutrición del mayor número de personas sin recurrir a la cría de animales, que, de acuerdo con las Naciones Unidas, consumen la tercera parte de los cereales que se producen en el mundo y ocupan un cuarto del planeta para su pastoreo.

El optimismo le alcanza a Memphis Meats Inc., la citada empresa, para agregar que por esta vía también se producen menos desechos y se evita el uso de antibióticos en la ganadería, los cuales hoy son culpables de gran parte de la resistencia bacteriana.

El asunto parece simple. Memphis Meats obtiene estos filetes a partir de células de vaca y de cerdo que tienen la capacidad de multiplicarse si se les ayuda con oxígeno, nutrientes y unas condiciones especiales que se garantizan dentro de los reactores de acero, y antes de 21 días están listos para asar.

Y aunque esto no es nuevo –en el 2013 se produjo una desabrida hamburguesa–, el proyecto se abre paso en medio de voces optimistas que afirman que antes de 20 años la mayoría de la carne será cultivada, y el escepticismo de la industria cárnica, que dice que los consumidores cada día se inclinan más por productos naturales.

Por supuesto que también buscan su lugar otras de estas exóticas ‘carnicerías’, como Mosa Meat y Modern Meadow Inc., que quieren llevar este tipo de “carne cultivada” al mercado en los próximos años. Más allá de eso, lo cierto es que esta carne llegará y con ella, una alternativa viable para aquellos que hoy no acceden a este tipo de alimentos, ya sea por costos, por salud o por un asunto de conciencia.

Los que más engordarán serán los dueños del proyecto, que sueñan con quedarse con la pulpa del negocio: 186.000 millones de dólares que, en carnes y aves, se consumieron el año pasado, solo en EE. UU.

editorial@eltiempo.com

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.