El 'denim', ese príncipe azul de cualquier clóset

El 'denim', ese príncipe azul de cualquier clóset

La tecnología y la creatividad le han dado un nuevo impulso a este tejido en los últimos años.

notitle
05 de febrero 2016 , 05:37 p.m.

Se ha reinventado tantas veces, que después de casi siglo y medio de historia sigue totalmente vigente. Y la palabra vigente podría quedarse corta, porque en realidad, el denim es un protagonistas imbatible en la industria de la moda y en el ropero de cualquier persona.

Aunque este tejido de algodón pasó varias décadas con la misma apariencia y finalidad –en color índigo, grueso, pesado, rígido y rústico que por su resistencia era perfecto para hacer jeans para los mineros– ha sabido transformarse y adaptarse a las necesidades de la sociedad, a las tendencias y a cada generación.

“Ha sido tal su versatilidad, que ya se hacen todo tipo de prendas en denim y se ha ampliado a toda ocasión de uso. Incluso los grandes diseñadores lo han usado: Chanel, Balmain, Calvin Klein...”, comenta Martha Cálad, directora del Laboratorio de Moda y Económico de Inexmoda.

Su primera gran adaptación la vive en los años 60: se democratiza, ya no es solo ropa de trabajo para obreros, también la usan los jóvenes rebeldes de la época del peace & love, e incluso artistas como Elvis Presley, The Beatles y Brigitte Bardot.

Otra gran transformación del denim y su prenda estelar, los jeans, llega en los años 70 de la mano de Marité y Francois Girbaud, pioneros en los procesos de lavandería del denim, que es básicamente consisten en desgastar y desteñir el índigo, con el mundo de posibilidades que esto trajo: distintos tonos, marcas de uso que el tiempo todavía no le había dado, rotos...

“Estos procesos resultaron muy contaminantes y agresivos con el medio ambiente por el uso de químicos y consumo de grandes cantidades de agua, aspectos que se han ido corrigiendo gracias a la tecnología con procesos más ecológicos”, comente Cálad.

 

Las 'culottes' o faldas pantalón también están de moda, más si van en índigo. Aquí, acompañada con otra tendencia: el encaje. / Foto: Archivo particular

Las fibras mágicas

Si desteñir el índigo fue toda una novedad, el uso de las fibras artificiales (aquellas de procedencia natural transformada con procesos tecnológicos como el rayón, la viscosa y el tencel o lyocell) y sintéticas (creadas en laboratorio como nylon, poliéster, acrílicos, elastómeros) han marcado una nueva revolución en el mundo del denim.

“Gracias al avance de la tecnología unida a la creatividad nos ha permitido diversificar para producir y ofrecer a la industria de la confección una gran variedad en materia de denim”, dice Ana María Cunz, vocera de la textilera brasilera Vicunha, que estuvo presente en la reciente edición de Colombiatex.

Esto se traduce en stretch, esa capacidad del denim de expandirse, ajustarse al cuerpo y recuperar siempre su forma original, para mayor comodidad; denim más livianos, suaves, con mejor caída, vuelo y hasta brillo (para camisería y vestidos) y la gran novedad: un denim con todo el confort y la apariencia de la ropa deportiva (estilo sudadera) para responder a la tendencia del universo deportivo, como lo resume Claudia Vásquez, jefe de promoción y moda de Fabricato. Una tendencia que comenzó Diesel y que ha sido seguida por el sector textil.

“Todo esto permite tener nuevas siluetas, nuevas apariencias, nuevas prendas, nuevos usos que se adaptan a diferentes perfiles de consumidor”, concluye Adriana Gómez, analista e investigadora de tendencias.

Un tejido versátil

Aunque el azul es el rey del ‘denim’, tiene sus variaciones que estarán de moda.

* El negro, desde el más oscuro hasta el gris más claro, se llevará en toda clase de prendas.

* ‘Denim’ natural: el algodón no tiene procesos de color, incluso se dejan ver puntos cafés de la semilla, para un toque rústico.

* Los desgastados siguen de moda, haciendo que el ‘jean’ tenga la apariencia del efecto del uso.

* Manchas, rayas, flores, puntos, parches, rotos, miniprints... son algunos de los acabados para el ‘denim’ en esta temporada.

* El ‘lyocell’ (conocido como tencel, que en realidad es una marca), es una fibra que da suavidad y brillo al ‘denim’ y está marcando tendencia.

Los camiseros son muy recursivos para todo clima. En 'denim', con 'lyocell' (o tencel) y viscosa, para caída, suavidad y brillo. / Foto: Archivo particular

Que no falten en el ropero

Si quiere tener su ropero actualizado con las tendencias, estas prendas en ‘denim’ estarán de moda, muy inspiradas en los años 70.

* Pantalón con bota ‘flare’ o campana. El ‘stretch’ va hasta la rodilla y luego se va ampliando la bota. Pueden ir descaderados o con la pretina hasta la cintura.

* Vestidos con viscosa y tencel que dan caída, suavidad y brillo. Pueden ser largos (estilo ‘boho’), a mitad de pierna o cortos. Se usa el estilo camisero o talego.

* Enterizos, también en ‘denim’ liviano, inspirados en los overoles de granjero, los ‘jumper’ o los uniformes de aviador.

*Faldas: pueden ser de corte A, con botones y bolsillos al frente, o con mucho vuelo y movimiento.

NATALIA DÍAZ BROCHET
Editora de EL TIEMPO

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.