'El país quiere estar en el mapa biocientífico mundial'

'El país quiere estar en el mapa biocientífico mundial'

Directora de Colciencias hace balance de la entidad y habla de los retos para el 2016.

notitle
04 de febrero 2016 , 10:46 p.m.

Colombia se trazó la meta de llegar al 2025 como el país más innovador de América Latina, una apuesta muy ambiciosa partiendo de un país que le destina el 0,2 por ciento del PIB a investigación y desarrollo.

Solo con mirar el número de investigadores que tiene el país queda clara la magnitud del reto: según datos del Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, a 2013 los vinculados y no vinculados a grupos sumaron 15.131, una tasa por millón de habitantes que supera apenas los 300. La directora de Colciencias, Yaneth Giha, hizo un balance del año y poco más que completa a la cabeza de esa entidad, y en diálogo con EL TIEMPO habló de la polémica que rodeó una convocatoria para repatriar colombianos con doctorado para vincularlos a grupos de investigación, de los avances en patentes, becas y formación de niños y jóvenes, de cómo le fue al país ante Ocde en materia científica y del gran proyecto Bio que se iniciará este año.

Comenzando su administración enfrentó el lío con el programa ‘Es tiempo de volver’. ¿En qué terminó?

Ese tema se solucionó, algunos se retiraron, pero la información que tengo es que está funcionando bien. Incluso, le pedí a mi equipo que empezara a hacer una revisión, un año después (febrero-marzo) para conocer cómo van.

¿Habrá segunda parte?

Este año estamos trabajando en algo más como una bolsa de mercado, porque hay muchas universidades y centros que requieren investigadores, y hay investigadores que buscan vincularse. Más allá de un programa como ‘Es tiempo de volver’ queremos montar una plataforma, que en el primer semestre de este año quedará lista, para cruzar oferta con demanda.

Superado eso, ¿qué balance hace del 2015?

Nos trazamos como objetivos duplicar la producción científica, tener empresas más innovadoras y lograr una cultura que valore y gestione el conocimiento. Eso lo apalancamos en tres pilares: regionalización, alianzas internacionales y buena gerencia de la ciencia, la tecnología y la innovación. Sobre ese mapa conseguimos varios logros: financiamos 2.500 becas de maestría y doctorado; en producción científica alcanzamos 6.329 artículos, y  hubo 321 patentes cuando la meta era de 300.

Una de las tareas más duras es acercar a los privados y convencerlos de que innoven. ¿Con las empresas cómo les fue?

Logramos tres pactos por la innovación (Cali, Bucaramanga y Cúcuta) y este año vamos por tres más (Barranquilla, Bogotá y Eje Cafetero). Ya teníamos el de Medellín, que la ciudad lo hizo de manera independiente. Esto consiste en que las empresas, voluntariamente, invierten y hacen esfuerzos para innovar. A cambio reciben beneficios en convocatorias de Colciencias, iNNpulsa, el Sena y entran a hacer parte de comunidades científicas. Además, con las Cámaras de Comercio llegamos a formar 1.200 empresas más en temas de innovación empresarial. La meta este año es de 1.250, y la del cuatrienio, de 7.000.

Otro pedido de siempre es descentralizar. ¿Qué se hizo en las regiones?

Concretamos 20 planes y acuerdos departamentales de 33 (Bogotá se cuenta como uno). Trabajamos con más de 2.000 personas en territorio, no solo alcaldías, también con universidades, centros de investigación y empresas que nos ayudarán a identificar la visión regional en materia de ciencia, tecnología e innovación, las líneas estratégicas y los proyectos que deberían ser financiados.

En materia de ciencia, ¿cómo le fue al país ante la Ocde?

El comité de Ciencia y Tecnología recibió la aprobación para que el país haga parte. Con esto asumimos una serie de compromisos: una visión a largo plazo como país; que tengamos una estrategia de internacionalización efectiva, y 'Open Access', sobre todo en lo que es financiado con recursos públicos. Por último, que trabajemos en biotecnología, y para ello nos piden un plan específico.

En el afán del país por entrar se pueden plantear imposibles. ¿Sí se pueden cumplir esos compromisos?

Al comité se lleva un plan y el nuestro fue aprobado. Nuestros compromisos tienen que ver mucho con políticas. El gran desafío es que se logren los recursos necesarios y esa es una discusión que debemos dar en el país: cuánta plata va a tener la ciencia. Los compromisos que formulamos sí los podemos cumplir.

¿Cuál será el gran proyecto de este año?

Se llama Colombia Bio, se estructuró el año pasado y este año es un programa del Presidente, ejecutado por Colciencias, y en el que convergen muchas instituciones. Con esto Colombia quiere ponerse en el mapa biocentífico y bioempresarial mundial. Vamos a hacer 20 expediciones, la primera en marzo, y 10 de ellas serán en zonas de posconflicto. Además, vamos a tener investigación y desarrollo de base Bio con grupos y centros que están trabajando en estos temas para ponerles lo que necesiten para que lleguen rápido a su investigación. Y tercero, ‘Portafolio ciencia’, que son 100 productos base Bio que tendremos en los próximos dos años para mostrar que Colombia tiene biodiversidad, pero que la valora y la sabe usar.

El 2016 comienza con pedido austeridad. Después de presiones de varios sectores, en materia presupuestal, ¿al fin hubo una reducción para Colciencias?

No. Nos dieron 50.000 millones de pesos más (el presupuesto para 2016 es de 318.000 millones de pesos). El recorte presupuestal afecta a todas las entidades de gobierno, pero Colciencias históricamente no ha tenido un gran presupuesto. Yo quisiera más plata, se necesita más. El país debería moverse para que la ciencia tenga más recursos.

¿Cómo cumplir metas ambiciosas en época de ‘vacas flacas’?

Cada una de las áreas ha definido cómo lograr los recursos. Un ejemplo son las 2.600 becas en maestría y doctorado, para las cuales no tenemos el dinero, pero con los gobernadores ya hemos definido que vamos a financiarlas con recursos de regalías. Otro caso es el de Nexo global, un programa en el que intentamos que jóvenes de pregrado, los mejores en áreas de STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por su sigla en inglés), vayan a hacer pasantías de investigación en las mejores universidades del mundo. El piloto arrancó con 40 que se fueron la semana pasada a las universidades de Cornell y Purdue, en Estados Unidos. Estamos arrancando con la convocatoria de este año, que beneficiará a 500 jóvenes.

El trabajo en las bases es fundamental. ¿Qué más ofrecerán a niños y jóvenes?

El año pasado trabajamos con 300.000 niños en el programa Ondas y esperamos que este año sean 600.000. Además, logramos financiar 800 jóvenes que van a grupos de investigación y la meta en el 2016 es que sean 1.200. Esa estrategia es espectacular, porque esos jóvenes son quienes más adelante mantienen la curva de la investigación. Quisiéramos tener más recursos ahí.

Nicolás Congote Gutiérrez
Redactor de EL TIEMPO
niccon@eltiempo.com
@NiCongote

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.