Esperanza de justicia

Esperanza de justicia

La confesión de alias el Panadero debe ser la punta de la madeja. La justicia tiene que ir más allá.

04 de febrero 2016 , 08:33 p.m.

Es un avance positivo, en el sentido de que abre un camino más cierto para que por fin haya justicia, el que el exparamilitar Mario Jaimes Mejía, alias el Panadero, confesara, este martes, desde la cárcel de Bucaramanga, su culpabilidad en los delitos de secuestro simple, tortura y acceso carnal violento en el caso de la periodista de este diario Jineth Bedoya.

Es, así mismo, el resultado de una lucha tenaz y ejemplar de la comunicadora, quien en forma valiente ha visibilizado el tremendo episodio ante el país y el mundo. Lo ha llevado, inclusive, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, argumentando inoperancia de la justicia. Y, mediante la loable campaña 'No es Hora de Callar', que respalda este diario, ha buscado que haya conciencia sobre los miles de atropellos de la violencia sexual en el conflicto colombiano.

Jaimes, después de haber negado el hecho y de buscar dilatar, por todos los medios, el juicio, seguramente entendió que las pruebas de la Fiscalía son contundentes y prefirió confesar, tal vez buscando beneficios. El miserable atropello, fraguado en la torcida mente del reo y de una cadena de compinches, no solo es contra la persona de la valiente periodista –que no ha estado ni está sola–, es también un atentado contra la libertad de prensa, porque se trataba de quitar de en medio a quien investigaba un negocio de tráfico de armas. Y, por si fuera poco, un entramado avieso y poderoso ha rodeado el proceso judicial.

Así como lo piden la víctima, la defensa y la Procuraduría, la sentencia debe ser ejemplarizante. No solo porque este es un delito declarado de lesa humanidad, sino por sentido de justicia y porque sirve de aliciente para los millares de mujeres víctimas que se tragan su pena en silentes lágrimas. Ellas deben saber que ‘no es hora de callar’.

Y, claro, esta confesión debe ser la punta de la madeja. La justicia tiene que ir más allá, porque el ‘Panadero’ no actuó solo. Y si en algo está arrepentido, tiene que exponer a todos los implicados ante los estrados judiciales, sean quienes fueren. Así, por lo menos, en algo se aliviará su conciencia.


editorial@eltiempo.com

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.