Respaldo internacional solidario

Respaldo internacional solidario

El proceso de paz tiene credibilidad y legitimidad internacionales. Su apoyo político es manifiesto.

notitle
04 de febrero 2016 , 05:59 p.m.

En el 2011 se elaboró un Modelo Aplicado de Negociación para el caso colombiano (MAN-COL). En sus planteamientos, se esbozó interesar a la comunidad internacional y buscar su apoyo en un eventual proceso de negociación. Por lo tanto, al definir el momento propicio para iniciar las conversaciones se consideró evaluar, entre otras, la variable apoyo internacional, que tuvo un peso significativo cuando se optó por tomar la compleja decisión de dialogar con la guerrilla. Hoy, el respaldo internacional solidario con la paz de Colombia es una realidad indiscutible que se logró mediante una dinámica diplomacia pública, liderada por la Cancillería colombiana y asistida de una sinergia institucional pragmática. El respaldo político recibido, las ofertas de recursos y la asistencia técnica para verificar un cese del fuego bilateral definitivo y la dejación de las armas han sido de una relevancia muy positiva para la coyuntura político-estratégica del país.

Se está recogiendo lo sembrado gracias a la internacionalización de la paz y la posibilidad de cerrar uno de los conflictos armados más longevos del mundo. Se ha observado un apoyo internacional soportado en una mirada externa, tranquila, oportuna, solidaria y proveniente de naciones, jefes de Estado, Unión Europea y organismos multilaterales que valoran, incluso más que los mismos colombianos, los avances alcanzados en las conversaciones.

Estos mensajes llegaron en momentos de decisiones cruciales en la mesa, y generaron credibilidad y legitimidad a los diálogos. A continuación, algunos de ellos. Barack Obama: “(...) Colombia será un modelo de cómo alcanzar la paz con justicia...”; John Kerry: “(...) una estrategia orientada a ayudar a Colombia en el posconflicto...”; Tom Koenigs: “(...) el acuerdo de justicia transicional es ejemplar”; Jim Yong: “(...) hay evidencia del éxito del proceso de paz...”; la categórica afirmación de Bernie Aronson: “Sin desarmarse, las Farc no salen del listado terrorista”. Existen muchísimos más mensajes que quisiera compartir, pero el espacio no lo permite. ¡Qué lástima!

La actitud positiva de la comunidad internacional contrasta con los índices de favorabilidad interna del proceso, porque las conversaciones se adelantan bajo la mirada crítica de sectores de oposición política. A todo esto se suman: la percepción de escépticos e indiferentes, la polarización ante la disyuntiva de guerra o paz, la desconfianza de una opinión pública expectante y las concebidas afirmaciones de claudicación ante los violentos. Es esencial, entonces, recuperar el valor del bien superior de la paz.

Mientras llegaban mensajes positivos del exterior, la agenda nacional incluyó: el debate sobre la propuesta de un pacto nacional por la paz, la formulación de una estrategia para aterrizar la paz en los territorios, la creación de un frente común de la izquierda, la nueva fase del Plan Colombia. El jefe de las Farc aseguró públicamente que harán política sin armas y que le gustan las fechas y las metas por alcanzar. Ese es el camino correcto de vuelta a la legalidad. Esperamos que se honre la palabra dada.

En suma, el proceso de paz tiene credibilidad y legitimidad internacionales. Su apoyo político es manifiesto, se está constituyendo un fondo fiduciario para financiar el posacuerdo; y, para la tranquilidad de muchos, la asistencia técnica de la ONU es una realidad, no es una misión de estabilización o mantenimiento de la paz que implique personal extranjero armado en el territorio nacional. Sin embargo, el cierre del conflicto armado sí demanda solidaridad y comprensión de todos.

Nota. La pedagogía de la paz apenas inicia su periplo nacional. ¡Ojalá le vaya bien! No más.


Eduardo Herrera Berbel

*Mayor general (r) del Ejército Nacional de Colombia
eduardoh@cable.net.co

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.