Una odontóloga es la primera dama de Cartagena

Una odontóloga es la primera dama de Cartagena

Quiere trabajar con la primera infancia, para que los niños tengan una debida nutrición.

02 de febrero 2016 , 07:03 a.m.

Los últimos 21 años de Viviana Sánchez Blanco los ha vivido junto al hombre con el que quiere envejecer. El mismo que se convirtió en el segundo alcalde con mayor votación en la historia de Cartagena con el movimiento ‘Primero la Gente’.

“Yo quería una persona como la que encontré, un hombre que no bebe, no fuma, un hombre que tiene un hogar bonito porque mis suegros tienen 50 años juntos. Un ejemplo de vida a seguir, una persona que estuviera conmigo en una mecedora hasta viejos y ese es Manuel Vicente Duque”, cuenta Viviana quien desde que lleva el título de primera dama de Cartagena ha tenido que cambiar el trabajo de su consultorio de odontología, por la labor social que ejerce desde la Plaza de la Aduana.

Vivi, como la llaman sus familiares y personas cercanas, es una mujer estricta que conoce el valor de la palabra trabajo para edificar un hogar. Es odontóloga y como dijo su esposo en la posesión “una mujer típica cartagenera”. Nació en la casa donde hoy está localizado un periódico local, después vivió en la Calle Tripita y media de Getsemaní y creció en San Pedro.

Viviana quiere trabajar con la primera infancia, para que los niños puedan asistir a sus colegios con una debida nutrición.

También liderar proyectos en la prevención del embarazo en adolescentes para evitar el crecimiento desmedido de mujeres en estado de gestación y apoyar a jóvenes de deportes alternativos, artistas y músicos para que tengan mejores espacios para su práctica y mejores oportunidades.

“Durante la campaña nació ‘Chapa tu Chapa’, que consiste en hacerle prótesis parciales o totales de los dientes delanteros a personas de todas las edades que lo necesiten”, cuenta Viviana quien quiere institucionalizar esta campaña.

Otro propósito es informar sobre los servicios que ofrece la Alcaldía como los mecanismos de participación, subsidios y demás. Desea continuar con la red de parques que lideró la anterior primera dama, María Victoria Donado.

Ella quiere ser recordada como una guerrera que asumió un rol que nunca en su vida había pensado tomar. “Quiero que la gente sepa que dejé huella en los jóvenes y en las mujeres buscándole a ellos un mejor vivir. Que yo no soy simplemente la mujer que se sentó al lado del alcalde, sino una mujer que recorrió los barrios, que besó y abrazó a los cartageneros para su transformación”, dice.

“A Manolo lo conocí cuando tenía 10 años porque yo estudié con su hermana Margarita en el Colegio Bifi. Me reencontré con él cuando tenía 26. Al principio me visitaba, hablábamos mucho y después me invitaron a Medellín y conversando comenzamos la relación que duró un año y tres meses”, narra Viviana y fruto de esa relación nacieron sus dos hijos Sebastián y Manolito.
“Un día mi hijo Sebastián expresó que no quería vivir en Cartagena porque era una ciudad que no tenía futuro para nadie que quisiera hacer grandes cosas, y eso me convenció de que podíamos hacer algo por la ciudad”, relata.

Confiesa que a pesar de haber asumido un nuevo rol, no puede dejar de lado estar pendiente de sus hijos, de planear viajar para visitar al mayor y de rastrear por teléfono el paradero de Manolito.

“Para mí el papel de la primeras damas no era visible, solo como visitas tipo sociales y seguían su vida normal. Incluso yo me involucré en la política y pensé que podía estar en el consultorio pero cuando entré a campaña me di cuenta que esa labor tenía que ir más allá porque es una obligación con la sociedad”.

El momento más difícil que vivió la campaña por la Alcaldía del reconocido comunicador social, fue cuando el 16 de septiembre de 2015 la Registraduría invalidó 120.000 firmas de las 180.000 presentadas, que avalaban su candidatura.

“Cuando eso ocurrió le dije a mi hijo mayor ‘mañana abro el consultorio y no pasa nada’, pero dos horas después cuando llegué al Camellón de los Mártires, una persona se me acercó y me dijo ‘Usted no está angustiada porque mañana abre su consultorio, pero nosotros vamos a durar cuatro años más sufriendo”, afirma quien está segura que ese día empezó la verdadera campaña. 

Aida Polo
Especial para EL TIEMPO
Cartagena

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.