Hay que apoyar a Colombia en la paz, dice poderoso senador de EE. UU.

Hay que apoyar a Colombia en la paz, dice poderoso senador de EE. UU.

Patrick Leahy aseguró que es necesario conocer elementos de la segunda fase del Plan Colombia.

notitle
01 de febrero 2016 , 10:26 p.m.

Hablar de pesos pesados en la política estadounidense por lo general incluye en su primera línea al senador de Vermont Patrick Leahy. No solo es el miembro más antiguo de la Cámara Alta (un órgano que venera a los patriarcas), sino que encabeza las comisiones más relevantes del Congreso de EE. UU.

Actualmente, Leahy es el demócrata de más alto rango en la Comisión Judicial y en el Subcomité de Apropiaciones para las Relaciones Extranjeras, el ente que se encarga de aprobar todos los recursos que el país gasta en sus programas de asistencia al rededor del mundo.

Y de allí su historia con el Plan Colombia. Aunque Leahy ha respaldado la iniciativa desde sus inicios, también ha sido autor de fuertes condiciones en derechos humanos que se han atado al desembolso de recursos y por momentos frenado su desembolso. Ahora, en tiempos de paz, Leahy podría ser un poderoso aliado del país. EL TIEMPO lo entrevistó.

Se celebran 15 años de lo que han llamado el exitoso Plan Colombia. ¿Lo ve igual?

La parte exitosa es que parece que el conflicto colombiano, que lleva más de 50 años, está a punto de terminar y el Plan Colombia jugó un papel importante a la hora de conducir a las partes a la mesa de negociación. Si se firma un acuerdo de paz será un logro histórico, frente al que hay que dar gran crédito al presidente Santos por el coraje y la determinación con lo que lo ha buscado. La producción y el tráfico de coca siguen siendo un gran problema, como también lo son otros retos relacionados con la guerra, como el desarme y la reintegración de los combatientes, restitución y justicia para las víctimas, la pobreza, el desplazamiento y los grupos armados que continúan golpeando a comunidades en zonas apartadas. Esto hay que enfrentarlo también.

Aunque lo ha respaldado, usted ha sido muy crítico del récord de derechos humanos del Estado colombiano. ¿Han mejorado las cosas en este mismo lapso?

Las cosas, sin duda, han mejorado bajo el liderazgo del presidente Santos. Pero todos estamos de acuerdo en que todavía falta. Hay muchos crímenes, incluyendo los ‘falsos positivos’ y otros abusos y asesinatos de civiles que siguen sin ser resueltos y sin que nadie haya sido judicializado. Las ruedas de la justicia se mueven muy despacio en Colombia y eso conduce a la impunidad.

El Gobierno colombiano está pidiendo ayuda para lo que llaman la segunda parte del Plan Colombia con miras a la paz. ¿Lo respaldará?

Quiero, primero, ver los detalles. Pero en principio sí, lo apoyaría, porque firmar un acuerdo de paz es una cosa e implementarlo es otra. Tomará mucho tiempo y recursos para enfrentar los problemas que le menciono y que quedan tras tantos años de guerra.

¿Qué cantidad de recursos cree que EE. UU. podría aportar para la nueva etapa?

Es muy pronto todavía. Necesitamos ver los detalles del plan de recuperación y discutir cuál es la mejor manera en la que podemos ayudar. Espero, eso sí, que el próximo presidente de EE. UU. y el nuevo Congreso entiendan la necesidad de seguir construyendo sobre los éxitos que se han alcanzado en estos 15 años de participación estadounidense en Colombia.

Algunos de sus colegas han expresado preocupación por la decisión del Gobierno de suspender las fumigaciones aéreas de cultivos. ¿Piensa lo mismo?

No. Y creo que es lo correcto por varias razones. Primero, porque el programa de aspersión aérea de cultivos es muy costoso y EE. UU. no puede continuar haciéndolo indefinidamente y el Gobierno colombiano no puede hacerlo solo. Segundo, es una estrategia temporal que no va a las causas del problema. Por supuesto el imperio de la ley es esencial. Pero la gente también necesita alternativas, fuentes legales de ingreso o buscarán otros lugares para sembrar coca. Tercero, hay preocupaciones legítimas por el efecto en la salud y el medioambiente de fumigar con herbicidas en áreas donde la gente vive, siembra cultivos de pancoger y toma agua de los ríos.

¿Qué opina del acuerdo de justicia transicional?

Entiendo que las concesiones son necesarias para lograr un fin negociado del conflicto. Pero no sería aceptable que los líderes de las Farc, o altos miembros de las Fuerzas Armadas que sean responsables de crímenes de guerra o contra la humanidad no pierdan su libertad por un periodo de tiempo apropiado. Ignorar eso sería contrariar las obligaciones internacionales de Colombia, una ofensa para las familias de las víctimas y perpetuaría la historia de impunidad en Colombia.

En el pasado usted ha impuesto condiciones a la ayuda que da EE. UU. a Colombia. ¿Piensa hacer lo mismo con la ayuda para la paz?

Es muy prematuro aún, pues primero tenemos que decidir en qué se va a usar nuestra ayuda. Pero el fortalecimiento del sistema judicial para combatir la corrupción y la impunidad será importante.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.