Trump el talibán

Trump el talibán

Él, como la mayoría de los hombres musulmanes, cree que las mujeres le deben obediencia total.

notitle
01 de febrero 2016 , 06:08 p.m.

En la larga lista de agraviados por Donald Trump, las mujeres ocupan un lugar prominente. Tanto las que dócilmente se someten a sus deseos como las de carácter fuerte que se niegan a ser tratadas como objetos son víctimas de su maltrato. Es evidente que la perspectiva machista de Trump es semejante a la de los hombres musulmanes que siguen creyendo que el deber de las mujeres es callar y obedecer. No deja de ser irónico que quien ha prometido cerrar las puertas a la inmigración musulmana a EE. UU. se comporte como un talibán en su trato con las mujeres.

Con las mujeres dóciles, mujeres guapas que satisfacen su monumental ego y su insaciable libido, por lo general no tiene problemas. A cambio de su obediencia ciega, les da una réplica de las llaves del reino que temporalmente les servirá para abrir puertas hasta que sean reemplazada por otra más joven. Trump va en su tercer matrimonio y, aparte de jactarse de sus conquistas sexuales con mujeres solteras y casadas, ha llegado a confesar atracción física por su hija. “Si no fuera mi hija, quizá estaría saliendo con ella”.

Las mujeres que se le atragantan son las indomables, las que lo miran de frente y le cuestionan sin temor. Cada vez que Trump tiene que lidiar con este tipo de mujer, la furia le obnubila el cerebro y su reacción instintiva es recurrir al insulto y a la descalificación. Le irritan las mujeres inteligentes como Megyn Kelly, una abogada que hoy es periodista de la cadena Fox y quien enfrentó a Trump con una pregunta dura durante uno de los debates entre los aspirantes republicanos.

Después del debate, Trump intentó descalificar a Kelly describiéndola como una “rubia tonta” (bimbo) que lo cuestionaba agresivamente por estar en su período menstrual. Con Arianna Huffington, la influyente dueña de The Huffington Post, el pleito se inició hace años cuando, respondiendo a una historia crítica sobre Trump en el sitio, este reaccionó diciendo que Arianna “era fea por dentro y por fuera”.

También habla mal de las mujeres que no cumplen sus ideales de belleza. Señalando con el dedo a la mujer de negocios y aspirante a la candidatura republicana Carly Fiorina, Trump preguntó retóricamente: “miren esa cara, ¿habría alguien que votaría por eso?”.

El machismo es una aberración predominante en muchos países, pero, explorando el porqué del machismo extremo de Trump, me topé con un símil escalofriante. Según encuestas del Pew Center con 38.000 hombres musulmanes entre el 2005 y el 2012, la mayoría sostiene que las mujeres no tienen los mismos derechos que los hombres, y un alarmante 87 por ciento de los hombres en Oriente Próximo y en el norte de África cree que las mujeres les deben obediencia total a los hombres, sobre todo a sus maridos.

En Alemania, la indignación por las agresiones sexuales a mujeres por hombres mayoritariamente con rasgos “árabes y del norte de África”, durante las celebraciones de la Nochevieja, ha obligado a las autoridades a investigar a fondo las costumbres que atentan contra la igualdad de género, a plantear las medidas correctivas pertinentes y a castigar a los culpables.

En Estados Unidos no existe un mecanismo de introspección semejante, pero sí hay formas de castigar el machismo. En una elección nacional, Trump corre el riesgo de que su misoginia y sus insultos a todas las minorías acaben con sus aspiraciones presidenciales. Según una encuesta nacional reciente de CNN, el 64 por ciento de las mujeres entrevistadas dijo tener una impresión desfavorable del candidato.

Yo sigo creyendo que si el talibán estadounidense llegara a ganar la nominación republicana, sus altos índices de desaprobación entre el electorado blanco, femenino, gay, hispano, afroamericano y asiático le impedirían llegar a la Casa Blanca.

Sergio Muñoz Bata

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.