¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Archivo

Babilonios, el legado de los milenarios y sabios astrónomos

Aprendieron a hacer cálculos geométricos 14 siglos antes de lo que se pensaba.

EFE
Los babilonios aprendieron a usar cálculos geométricos para los estudios astronómicos 14 siglos antes de lo que se creía, según prueba el análisis de unas tablas halladas de esa civilización que publicó recientemente la revista ‘Science’.
Fue más de un siglo antes de Cristo, en Asia Menor, y no en el siglo XIV en Europa cuando la humanidad comenzó a usar la geometría para estudiar el espacio, según el informe del investigador Mathieu Ossendrijver, de la Humboldt University de Berlín.
Este descubrimiento redefine los libros de historia, al revelar que los eruditos de Oxford y París a los que se atribuía los primeros cálculos geométricos para el espacio durante la Edad Media, iban en realidad años por detrás de sus homólogos babilonios del pasado.
El pueblo de los Antiguos Babilónicos se valió de la geometría para medir la posición espacio-temporal de Júpiter, según la investigación ‘La formación y transformación del espacio y el conocimiento en las culturas antiguas’.
Las tablas halladas, de las cuales cuatro están intactas y reposan en el Museo Británico, son la evidencia más temprana del uso de la geometría para calcular posiciones en el espacio, y sugiere que los astrónomos babilonios influyeron en el surgir de técnicas posteriores.
En los primeros dibujos de las tablas se puede apreciar cómo Júpiter aparece en el horizonte y en los siguientes se aprecia la evolución del astro en los entre 60 y 120 días posteriores. Los textos contienen cálculos geométricos basados en lo que se conoce como “área trapezoidal”, lo que descarta la creencia anterior de que los babilonios solo operaban con aritmética, es decir, de forma mucho menos compleja.
El área trapezoidal permitió a los babilonios computar el momento en el que Júpiter queda medio oculto a mitad del período del estudio, ya que se pueden codificar particiones del área.
Aún más, con la geometría, “permitió una aplicación abstracta para definir tiempo y velocidad”, explicó Ossendrijver.
Washington, EFE.
EFE
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.