Alimentación, entre el dólar y el Niño / El condimentario

Alimentación, entre el dólar y el Niño / El condimentario

Dicen que al mal tiempo buena cara, y en el caso de la comida, no es tan lejana esta afirmación.

30 de enero 2016 , 10:36 p.m.

“El costo de la vida sube/ otra vez el peso que baja,/ ya ni se ve/ y las habichuelas no se pueden comer,/ ni una libra de arroz/ ni una cuarta e café./ A nadie le importa qué piensa usted,/ será porque aquí no hablamos inglés”.

Por estos días me recordaron esa canción de Juan Luis Guerra, a propósito de la disparada del dólar, un problema que afecta negativamente a muchos sectores, incluido el gastronómico. Pero como dicen que al mal tiempo buena cara, en el caso de la comida, no es tan lejana esta afirmación. La otra noche en el restaurante de Harry Sasson, lo vi salir de la cocina con un bandeja que contenía un enorme trozo de carne de res, como los que devoraba Pedro Picapiedra, y él orgulloso lo paseó por su comedor, antojando a todos con el aroma; pude atisbar en el chef una leve sonrisa de satisfacción. No tardé en llamarlo para que nos explicara y, por demás, trajera esa delicia. Para asombro mayor, contó que de un tiempo para acá viene buscando los mejores proveedores de carne nacional y que se ha llevado una grata sorpresa durante la pesquisa. No me detengo a hablarles de la exquisitez en cada bocado, ni de la suavidad, ni de la jugosidad, no, más bien me detengo a decir que este tema del dólar es una tremenda oportunidad para que la industria colombiana se pellizque. Claro está que se requiere del apoyo del Gobierno nacional, pero también se trata de que exijamos mejor calidad de lo local a precios justos.

Hemos oído decir desde hace rato, que hay una fuerte tendencia a consumir lo nuestro y que muchos cocineros van por esta onda, pero también es cierto que si la oferta no es competitiva, los clientes, pero más aún los chefs comprometidos con su comida, buscarán la mejor alternativa. Además, estaría fantástico que los mercados de muchos hogares no fueran una ‘canasta familiar dolarizada’.

Volviendo a la canción, aún podemos comer habichuelas, arroz y café, aunque el Niño está poniendo en jaque el campo. Esperemos que este fenómeno climático no nos agüe la fiesta de fortalecer la industria agrícola nacional. Se están perdiendo cosechas, los precios de los insumos están por las nubes –que también andan escasas– y van quedando pocas opciones de conseguir alimentos ricos y a buen precio. Es como una plaga, el zika de la comida. Ánimo, empresarios colombianos de la alimentación, ustedes tienen un potencial exportable y montones de clientes ávidos de sus productos.

De postre: Baita, sabroso restaurante de comida del Medio Oriente, quinta con 69 (Bogotá).

MARGARITA BERNAL
Especial para EL TIEMPO
www.elcondimentariodemagarita.com

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.