Ellos también mienten en la cama / Sexo con Esther

Ellos también mienten en la cama / Sexo con Esther

Mentiras sobre número de conquistas hacen parte de las frases que dicen para ocultar inseguridades.

notitle
30 de enero 2016 , 06:11 p.m.

Había dicho ya que hombres y mujeres siempre decimos mentiras sobre nuestras conductas sexuales, y que conscientes o no casi siempre lo hacemos para tratar de quedar bien, para ajustarnos al estereotipo.

Eso logró demostrarlo el psicólogo Robert Feldman, de la Universidad de Massachusetts, en un célebre estudio suyo sobre el tema.

Este mago estableció, por ejemplo, que las mentiras que los hombres dicen en la cama se relacionan con una evidente debilidad en su autoconfianza. (Lea: Las mentiras de ellas sobre el sexo)

Se dice, de hecho, que estas son una forma de autodefensa, una especie de herramienta para reafirmar su hombría frente a quienes los rodean.

Lo dicho por Feldman fue confirmado hace dos años por Terri Fisher, de la Universidad Estatal de Ohio, quien publicó los resultados de un estudio durante el cual se preguntó a 293 estudiantes, hombres y mujeres, sobre sus comportamientos sexuales.

La profesora los dividió en dos grupos, y a uno lo conectó a una especie de detector de mentiras que no servía (cosa que ellos ignoraban), pero que los presionó a responder de un modo más honesto. (Además: Unos cuernos virales)

Curiosamente el otro grupo, el que no tuvo conexión o presión de ningún tipo, aportó las respuestas más apegadas a los estereotipos sociales. Los señores afirmaron, en su caso, haber tenido muchas parejas sexuales, juraron que empezaron muy jóvenes su historial sobre el catre y se declararon asiduos del sexo casual. (Lea: Lo que no debe faltar bajo las sábanas)

Posar de campeones del sexo, de ser referentes en tamaño y aguante, de conocer en la práctica las mil y una posturas, hacen parte de la carta de presentación de muchos varones. Y no tiene uno que ser Fisher o Feldman para concluir que ahí, de cierto, tiende a haber más bien poco.

Ahora pregunto: si así alardean en sus círculos e incluso enfrentados a un cuestionario enmarcado en un estudio, imagínense cómo será en la cama. Que no se olvide que allí todos (mujeres incluidas) queremos vendernos lo mejor posible. En ese escenario a ellos les aflora un romanticismo que de pie no les alcanza ni para lanzar un piropo. (Además: Denle al sexo el lugar que se merece)

Por eso, y para vencer la resistencia femenina en la cama, siempre serán capaces de decir cosas como ‘ya te amo’, ‘eres la mujer que siempre quise tener a mi lado’, ‘si fueras mía me casaría contigo’, ‘mi novia no me entiende como lo haces tú’ y ‘eres la única, solo pienso en ti’. (Además: Si va a tomar, no tenga relaciones)

Si un hombre miente, que quede claro, es porque siempre tiene algo que ocultar, y eso abarca desde poner un velo sobre sus inseguridades físicas y emocionales hasta el más básico interés de acostarse con alguien, aun cuando ni le importe la persona ni le guste lo suficiente.

Que todo el mundo lo haga no es una disculpa, y en cambio para muchos es el camino más expedito hacia la frustración. Hasta luego. (Lea: ¡Qué buen regalo un consolador!)

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.