Secciones
Síguenos en:
Cubran los desnudos

Cubran los desnudos

¿Qué tan lejos debe ir un país en su esfuerzo por agradar a importantes visitantes internacionales?

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
29 de enero 2016 , 06:19 p. m.

La generosa frase “Mi casa es su casa”, tan repetida en nuestro medio y generalmente expresada con sinceridad, puede convertirse en algo más serio cuando la ‘casa’ es un país y los visitantes son distinguidos dignatarios extranjeros. Aún más serio si son musulmanes practicantes, en una época de sensibilidad religiosa a ultraflor de piel.

Pensé en el adagio hoy por el escándalo en Italia, donde, con motivo de la visita del presidente de Irán, Hasán Ruhaní, las estatuas de mármol que representan diosas desnudas y otras figuras de la antigüedad en el Museo Capitolino, de Roma, fueron encerradas en grandes cajas de cartón blanco para evitar cualquier posibilidad de ofensa. La decisión, que ha dado lugar a intensa critica, chistes y ridículo del gobierno de Matteo Renzi, fue, según la explicación oficial, un signo de consideración con el visitante.

¿Qué tan lejos debe ir el gobierno de un país en su esfuerzo por agradar a importantes visitantes internacionales? Es la pregunta central de la controversia que revolotea en las redes sociales. La cínica respuesta es: la plata manda.

En el caso particular de los italianos, y dado que Italia era el mayor socio comercial europeo del Irán presanciones, el interés tanto del Gobierno como de los sectores financieros y empresariales es enorme. Este es el primer viaje del presidente de Irán por Europa desde cuando las sanciones fueron levantadas hace unas semanas. Y justo antes de ir a visitar el museo, poseedor de una de las más ricas colecciones de arte antiguo, los gobiernos habían firmado acuerdos por más de 17 millones de euros.

Al parecer, los esfuerzos por proteger al presidente visitante de visiones embarazosas llegó al punto de que sus ayudantes impidieron que le tomaran fotos cerca de una estatua de bronce del emperador Marco Aurelio en un enorme caballo porque los iraníes podrían objetar la talla de lo que un periódico italiano llamó “los atributos”, refiriéndose a los genitales del caballo.

En Francia, por ejemplo, hace un par de meses, cuando el presidente Ruhaní estuvo de visita y pidió que para un almuerzo oficial que le iban a ofrecer en el palacio del Elíseo, se sirviera un menú halal, libre de alcohol, los franceses, ofendidos en su nacionalismo, prefirieron cancelar la invitación.

No hace mucho, en Francia, sin embargo, el Gobierno permitió a un importante miembro de la realeza árabe levantar muros para separar la playa frente a la inmensa mansión de veraneo que tiene en una población del sur del país sobre la Costa Azul y a mantenerla privada durante su visita. ¿El razonamiento tras la decisión oficial? El príncipe llegó acompañado de un séquito de cientos de familiares, esposas, amigos, y los beneficios económicos de la estadía de tan ricos visitantes alcanzaron a toda la región.

Para festejar al presidente de China durante su última visita a Inglaterra, los británicos sacaron a relucir la joya más preciada de la corona: no la reina, sino la ultrapopular duquesa de Cambridge, Kate Middleton, quien, vestida con un espectacular traje del color rojo simbólico de China y luciendo su mejor sonrisa, fue la compañera de mesa del pequeño presidente, quien, feliz, aparece brindando con la duquesa. Las fotos dieron la vuelta por toda China. Ese gesto de privilegio produjo contratos entre Gran Bretaña y China por muchos millones de libras.

En su página de Facebook, uno de los dirigentes del partido político Fratelli decía con razón: “Tenemos que preguntarnos qué está pensando el premier Renzi para la próxima visita del emir de Catar. ¿Cubrir la catedral de San Pedro con una enorme caja?”. La respuesta es fácil: mi casa es su casa, dependiendo de cuánto dinero quiera invertir.


Cecilia Rodríguez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.