Secciones
Síguenos en:
Jonas, la tormenta que desvela a 75 millones de estadounidenses

Jonas, la tormenta que desvela a 75 millones de estadounidenses

El fenómeno, una especie de huracán de invierno, tiene un potencial devastador. Máxima alerta.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de enero 2016 , 09:55 p. m.

La costa este de Estados Unidos, pero en particular el área metropolitana de Washington D. C., Maryland y Virginia, comenzó a ser golpeada este viernes por una enorme y peligrosa tormenta de nieve que ha sido catalogada desde ya como una de las más fuertes en la historia reciente.

De acuerdo con diversos modelos meteorológicos, Jonas (como fue bautizada) podría generar hasta 75 centímetros de nieve durante las 40 horas que se estima tardará en atravesar esta zona del país. 75 millones de personas están en vilo.
Para ponerlo en contexto, en los últimos 100 años solo se ha presentado una tormenta de nieve que superó 50 centímetros de acumulación, y eso fue en 1922. (En fotos: La tormenta de nieve que golpea la costa este de EE. UU.)

En el caso de Jonas, lo más grave son los poderosos vientos que desatará y que podrían alcanzar los 80 kilómetros por hora. Suficiente para arrancar árboles, ya de por sí pesados por la nieve, y derribar líneas de energía. Esto podría dejar sin servicio de calefacción y/o luz a millones de personas cuando las temperaturas externas están bajo cero.

“No habíamos tenido un pronóstico como este en casi un siglo y sin duda plantea una amenaza de muerte que es muy real”, dijo la alcaldesa de Washington, Muriel Bower, tras pedir a la ciudadanía permanecer en sus hogares y aperarse de provisiones para reducir los riesgos. (Lea: Por tormenta Jonas, cancelan más de 2 mil vuelos en todo EE. UU.)

La alcaldesa, al igual que gobernadores en ambos estados, advirtieron también que podrían pasar varios días antes de que los servicios de socorro logren remover la nieve acumulada y despejar las calles. En otras palabras, algunas personas, particularmente en suburbios, quedarían atrapadas entre 72 y 96 horas.

Ante semejante pronóstico, la ciudadanía se volcó a tiendas y supermercados para comprar alimentos, agua potable, pilas, linternas, velas y productos de primera necesidad.

En Alexandria, Virginia, las colas de los supermercados eran enormes y llamaban la atención las estanterías vacías. “El agua se nos agotó desde esta mañana y sal para derretir el hielo no tenemos desde ayer. Es una locura”, le dijo a este corresponsal Bill Cross, el administrador de Giant, un supermercado.

Muchos decidieron tomarse el viernes libre o trabajar desde la casa para evitar las resbalosas carreteras que se esperaban una vez comenzara la acumulación de nieve. La mayoría de colegios, de hecho, cancelaron las clases y el Gobierno federal dio la tarde libre a todos los funcionarios. Hasta los buses y el metro suspendieron sus servicios por todo el fin de semana y no se espera que sean restablecidos antes del lunes.

Lo mismo, los aeropuertos, que tenían previsto cancelar todos los vuelos al menos hoy y quizá parte de mañana domingo, dependiendo de las condiciones climáticas (véase nota alterna).

Jonas, explicaban los meteorólogos, es una especie de tormenta perfecta pues combina una masa de aire del Ártico que se depositó sobre la costa este de EE.UU. y un aire inusualmente caliente que proviene del océano Atlántico.

A este tipo de fenómenos se les llama blizzards, o el equivalente a un huracán de invierno cuya característica principal son vientos sostenidos de más de 56 kilómetros por hora y cero visibilidad.

El último gran blizzard que sacudió a Washington, al que se le llamó Snowmaggedeon –en alusión al armagedón, o fin del mundo– ,cayó en febrero del 2010 y dejó a su paso 43 centímetros de nieve. Más de 500.000 personas se quedaron sin electricidad durante cinco días y la ciudad permaneció virtualmente cerrada por una semana.

Aunque la capital estadounidense y su área metropolitana eran las principales afectadas, el Servicio Nacional del Clima incluyó a Nueva York, Filadelfia y Nueva Jersey como posibles blancos de la tormenta, un escenario que podría ser catastrófico dado que en la zona viven más de 10 millones de personas.

Jonas ya había dejado estragos a su paso por el sur del país, a donde llegó desde el jueves. En Carolina del Sur ya se registraban 4 muertes y su poder también se sintió en la Florida, Oklahoma y Tennessee.

Al cierre de esta edición, Jonas dejaba a su paso unos 10 centímetros de nieve en Washington y al norte de la capital estadounidense. Sin embargo, la mayor acumulación se anticipaba para esta tarde.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Twitter: @sergom68
Washington

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.