Secciones
Síguenos en:
Camilo Torres revive

Camilo Torres revive

Soñador, idealista, hasta ingenuo... Su trágico final revitaliza su imagen.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
22 de enero 2016 , 05:47 p. m.

Hace poco, en una ermita de Cali, un grupo heterogéneo de ciudadanos, encabezado por el arzobispo Darío de Jesús Monsalve, rindió un homenaje a la memoria de Camilo Torres, abatido hace 50 años en Patio Cemento, montañas de Santander, centro de acción del Eln a donde Camilo va a parar cuando deja de ser sacerdote.

Forzado por la rigidez del arzobispo de Bogotá, Luis Concha Córdoba, quien no pudo, o no quiso, entender las cristianas batallas del sacerdote en favor de los necesitados, Camilo termina por colgar los hábitos. Decepcionado, pues la Iglesia lo rechaza, los medios lo censuran y el Gobierno lo tilda de comunista, Camilo ingresa al grupo guerrillero. El fiero y megalómano comandante Fabio Vásquez Castaño lo lanza a la guerra. Sin conocer de armas, sin saber manejarlas, Camilo se interna en la selva.

Su historia la utiliza el grupo La Candelaria para hacer una obra de teatro que dirige Patricia Ariza y que el sacerdote Francisco de Roux, provincial de los jesuitas, no vacila en elogiar: “La obra permite compartir las rupturas de Camilo... Revive las incertidumbres de la decisión por la guerrilla, la tragedia de amar y no querer matar, la compasión por el soldado moribundo a quien se aproxima para arrebatarle el fusil, y el tiro le quita la vida cuando él todavía no había disparado contra nadie... La obra es una bella contribución a la paz. Para mí, es una experiencia estética confirmante del Camilo que conocí en 1965, invitando a respetar la voluntad de la mayoría popular y que, por eso mismo, estaría hoy entregado a la construcción de la paz al lado de las víctimas y de los pobres”.

En Cali, durante el homenaje a Camilo, el arzobispo, monseñor Darío de Jesús Monsalve, dijo: “Camilo libró una lucha de cristiano para transformar las injusticias sociales. Pero, estigmatizado por sus ideas, le impidieron vivir y expresarse en la sociedad de todos los días. Su nombre debe reivindicarse porque tiene mucho que dar y enseñar... Su pensamiento social y teológico, su liderazgo por la unidad, su obra, sus cenizas deben volver a la memoria del pueblo y de la Iglesia y al patrimonio acumulado para la paz... Que vuelvan la verdad y la justicia social, con reconciliación y perdón y piso de garantía del nunca más”.

Soñador, idealista, hasta ingenuo, por orden del arzobispo de Bogotá Camilo deja la Universidad Nacional, en donde, además de capellán, es profesor en la Facultad de Sociología, fundada por él. Luego, sus opiniones sobre políticas agrarias y urbanas y declararse partidario de expropiar los bienes de la Iglesia aceleran el afán del arzobispo por que Camilo deje de ser cura. Agobiado, porque la Iglesia, el Gobierno, los medios no cesan de censurarlo, comete el error de unirse a la guerrilla. En la primera emboscada lo matan. Se dijo entonces que Camilo no dejó huella. Su trágico final revitaliza su imagen.

El investigador Walter Broderick escribe la biografía: 'Camilo, el cura guerrillero'. Y el periodista Javier Darío Restrepo, en su libro 'La revolución de las sotanas', analiza el caso Camilo y repasa la agitada historia de la Iglesia católica en los años 60: surge el grupo Golconda, que acoge las inquietudes de Camilo; nace la Teología de la Liberación, aparecen los curas rebeldes, y el papa Juan XXIII convoca el Concilio Vaticano II, para renovar la Iglesia.

Anota Javier Darío que, analizando el papel de la Iglesia en el continente, se concluye: “Que su mayor tentación no fue la riqueza sino el poder... Que su mayor infidelidad fue con los pobres y los desposeídos... Que el alejamiento del clero de los asuntos políticos era asentir en la política de los poderosos, cuando la lógica del Evangelio impone estar del lado de los pobres”. Era lo que hacía Camilo Torres. Y murió por eso.


Lucy Nieto de Samper
lucynietods@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.