Secciones
Síguenos en:
'Macbeth', la película / Sin telones

'Macbeth', la película / Sin telones

El crítico de teatro Alberto Sanabria habla sobre la adaptación de la tragedia de Shakespeare.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de enero 2016 , 04:50 p. m.

Por estos días se puede ver en varias salas de cine de Bogotá Macbeth, la última adaptación cinematográfica de la tragedia de Shakespeare estrenada mundialmente en el 2015, bajo la dirección del australiano Justin Kurzel, que estuvo nominada para competir por la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

Aunque podría pensarse que el nombre Macbeth es casi tan reconocible como Romeo y Julieta o Hamlet, las tragedias emblemáticas del dramaturgo más conocido en el mundo, llama la atención que en nuestro medio el desconocimiento de dicha obra comienza por cosas tan simples como que en la cartelera cinematográfica de un importante diario capitalino se diga que se trata de una “adaptación de la novela del mismo nombre escrita por William Shakespeare”.

A ello habría que agregar la injustificable pronunciación hispánica ‘Mácbeth’, con acento en la primera sílaba, seguramente influenciada por la poco agraciada traducción de Luis Astrana Marín de los años cuarenta, publicada por Espasa Calpe.

El filme de Kurzel es una sobrecogedora composición de imágenes de gran potencia, que recrean batallas, castillos y vestuarios de la antigua Escocia, en la que sobresalen las actuaciones de sus protagonistas, el alemán-irlandés Michael Fassbender, quien está nominado al Óscar por su papel protagónico en la película Steve Jobs, y la francesa Marion Cotillard, recordada por su interpretación de Edith Piaf.

Fassbender y Cotillard construyen una pareja de lujuriosos memorables por escenas en las que se mezclan diversas pasiones, como aquella en donde planean el asesinato del rey Duncan mientras tienen sexo, o la del banquete, en la que, frente a cientos de cortesanos, Macbeth es atormentado por la aparición del fantasma del recién asesinado Banquo.

Todo ese despliegue cinematográfico es puesto al servicio de la teatralidad de Shakespeare, que surge gracias a que la adaptación de Jacob Koskoff y Todd Louiso respetó al máximo la sonoridad de los versos originales.

Alberto Sanabria
Crítico de teatro
sintelones@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.