Secciones
Síguenos en:
Otro triunfo sobre la muerte

Otro triunfo sobre la muerte

Ya hay otro casco urbano por el que se puede caminar sin el miedo a la explosión de una mina.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de enero 2016 , 09:13 p. m.

El acto, el pasado fin de semana, del presidente Juan Manuel Santos, en compañía del gobernador de Santander, Didier Tavera, y el alcalde municipal Ómar Acevedo Ramírez, de declarar a San Vicente de Chucurí libre de minas antipersonas tiene inocultable simbolismo político, pues, como lo dijo el primer mandatario, allí comenzó el Eln el miserable crimen de enterrar estas trampas.

Coincide también con la proximidad de la fecha, el 15 de febrero hará 50 años, de haber sido dado de baja el cura guerrillero Camilo Torres, en Patio Cemento, en inmediaciones de ese municipio.

Pero más allá de esto, la vital importancia es que hay otro casco urbano por el que se puede caminar sin el miedo a la explosión brutal bajo el pie. Y este es el quinto, después de San Carlos (Antioquia), El Dorado (Meta), Zambrano (Bolívar) y San Francisco (asimismo en Antioquia), en una riesgosa tarea, más bien silenciosa, pero efectiva, que realiza el país en cabeza del Ejército Nacional, y digna de exaltarse, pues los hombres bajo la bandera nacional realmente se juegan la vida cada día por sus conciudadanos.

Hay que celebrar esta nueva victoria sobre la muerte, porque así haya una tregua hoy, así se esté cerca de la firma de un acuerdo de paz con las Farc, sembradoras de estos objetos a cual más, las minas siguen vivas en al menos la mitad de nuestro territorio. Se habla de unas cien mil que deja como herencia maldita la guerra. Y siguen ocasionando muerte y lisiando de por vida a niños y adultos, a civiles y militares. Entre 1990 y este diciembre que acabamos de celebrar iban 11.390 víctimas. Solo el año pasado hubo 217.

Por eso, cada una que se desactive y cada localidad que sea reconocida exenta de estos artefactos son un triunfo de la vida, una tragedia familiar menos, una comunidad más que recobra la esperanza y la oportunidad de progresar, de volver a sembrar productos de pancoger, que tanta falta hacen.

Cero y van cinco. La meta está lejana, durará años, porque son 689 los municipios sembrados, pero, precisamente por ello, no se puede descansar. Lo real es que hoy otros 30.000 habitantes de nuevo pisan firme.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.