Secciones
Síguenos en:
El tráfico, el mayor generador de ruido en Medellín

El tráfico, el mayor generador de ruido en Medellín

Las avenidas y las zonas de ocio nocturno de la ciudad son las más afectadas por esta problemática.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de enero 2016 , 03:48 p. m.

El uso abusivo de la bocina, el sonido de los motores, el rechinar de las llantas y los accidentes de tránsito, son los principales generadores de contaminación por ruido en la ciudad, además de las obras de infraestructura, las zonas de fiesta nocturna y la pólvora en época de fiestas.

En la avenida Regional, la San Juan, la calle Colombia, la 65 y en la avenida La Playa, se presentan hasta 80 decibeles de intensidad del sonido, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS), considera los 70 decibeles, como el límite superior deseable.

Según Olga Duque, del grupo de investigación ambiental de la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), una persona que se expone a altos niveles de ruido puede comenzar a sufrir de estrés, dolores de cabeza y migrañas severas.

Cuando es recurrente, se presentan enfermedades crónicas como presión arterial elevada, gastritis o colitis, dolor y falta de coordinación, disminución de la visión nocturna, fatiga y dificultad para dormir.

En la normativa nacional los niveles de presión sonora equivalente no deben superar los 65 decibeles en el día y los 55 decibeles en la noche. Pero esta situación solo es posible en barrios residenciales sin sitios de rumba y comercio, en parques ecológicos y lineales.

Además del tráfico, una investigación del Área Metropolitana del Valle de Aburrá señaló que en los lugares en los que más se presenta este tipo de contaminación son aquellos en donde hay actividades de ocio nocturno, como bares y discotecas, así como restaurantes.

Estos puntos o zonas en donde fueron encontrados altos niveles de ruido fueron dibujados por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá en nueve mapas de los municipios de Medellín, Bello e Itagüí.

Las mediciones, que buscan pronosticar las tendencias de los niveles de ruido y posibilita la adopción de planes de acción, se hicieron a través de las 26 estaciones de la Red de Monitoreo de la Calidad del Aire, Meteorología y Ruido.

Este documento, según Ana Milena Joya, subdirectora ambiental del Área Metropolitana, permitirá poner en marcha políticas de gestión del ruido, que facilite la mejora progresiva del ambiente sonoro en distintas zonas de la ciudad.

Para esto, los funcionarios especialistas del Área Metropolitana tomaron muestras en los focos viario, en el metrocable, el metroplús, el aeropuerto y en la zona industrial, además de 20 sectores representativos de situaciones sonoras en las que hay presencia de focos de ruido adicionales, como lugares de ocio nocturno, de comercio, universidades o talleres automovilísticos.

Afectación y proyectos

Según Medellín Cómo Vamos, en su encuesta de percepción ciudadana, los medellinenses manifestaron estar cada vez menos satisfechos con la contaminación por ruido, con un 26 por ciento, por lo que se ha convertido en un tema esencial de ciudad.

Quizá la preocupación de los habitantes de Medellín radica en que se han visto directamente afectados por esta problemática, no solo en su paso por las grandes avenidas, sino también debido a que el ruido ha llegado a sus barrios y zonas de residencia.

Un ejemplo de esto son la carrera 70 (Laureles), el parque Lleras y el parque de El Poblado, lugares de ocio nocturno que son cercanos a zonas residenciales. Allí según la norma colombiana los comerciantes deberían procurar niveles de ruido por debajo de los 45 decibeles en la noche, y 65 durante el día, lo que no se cumple.

En Bello la situación no es diferentes, pues allí las zonas más contaminadas por el ruido son el barrio Obrero, Prado y Salento, además del centro de la ciudad. En cambio, en el municipio de Itagüí los barrios no presentan este tipo de problemáticas.

El nuevo director del Área Metropolitano del Valle de Aburrá, Eugenio Prieto, dijo que para dar solución a los problemas de contaminación sonora en Medellín se pretenden hacer acuerdos con empresarios, ciudadanos y dueños de discotecas o bares.

En principio, señaló el director de la entidad, en las grandes avenidas, donde se presentan mayores índices de contaminación, el objetivo es desarrollar un plan de movilidad urbana con el gremio de transportadores de carga.

“En la avenida Oriental y avenida Occidental además de transitar 220.000 vehículos al día, también están los camiones y tractocamiones. Por eso vamos a promover dos centros logísticos en el sur y en el norte del Valle de Aburrá para que allí tengan un lugar a donde llegar y no tengan que pasar por el corazón de la ciudad”, dijo Prieto.

Adicional a esto, el Área está en la construcción de políticas de movilidad sostenible, que incluyen la reducción del tráfico motorizado. Una de estas es el Plan Maestro de Movilidad en Bicicleta, que pretende convertir a Medellín en una ciudad para movilidad no motorizada.

De los 5,6 millones de viajes que se hacen cada día, solo el 0,7 por ciento es en bicicleta. Y el Área Metropolitana, autoridad ambiental, tiene como meta que en 2030 la cifra sea del 10 por ciento.

El objetivo del Área, dijo Prieto, es que los ciudadanos del valle de Aburrá vivan en un lugar tranquilo, sin altos índices de contaminación del aire o por ruido. “Tenemos una mirada a largo plazo y estamos montando un equipo de trabajo bueno para comenzar nuestra gestión ambiental”, concluyó.

PAOLA MORALES ESCOBAR
Redactora de EL TIEMPO
inemor@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.