Secciones
Síguenos en:
El peligro con la deuda pública de las naciones

El peligro con la deuda pública de las naciones

Monedas de mercados emergentes cayeron. Aumentó costo del servicio de las obligaciones en dólares.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de enero 2016 , 07:59 p. m.

Cuando de deuda soberana se trata, el término ‘incumplimiento’ suele ser malinterpretado. Casi nunca implica la negación completa y permanente del total de la deuda; de hecho, incluso algunos bonos rusos de la era zarista se pagaron finalmente (aunque solo en parte) después de la Revolución de 1917.

En lugar de eso, la falta de pago –el “incumplimiento”, según las agencias calificadoras de crédito, cuando se trata de acreedores privados– habitualmente implica una conversación sobre la reestructuración de la deuda, que puede incluir extensiones de los vencimientos, reducciones del pago de los cupones, períodos de gracia, o quitas del valor nominal (llamadas ‘recortes’).

Si podemos guiarnos por la historia, es posible que en el 2016 haya muchas de esas conversaciones.

Y, de hecho, las condiciones económicas mundiales –como las fluctuaciones en los precios de las materias primas y los cambios en las tasas de interés de las principales potencias económicas, como EE. UU. y China– desempeñan un papel importante para precipitar las crisis de la deuda soberana. Como lo revela mi trabajo reciente con Vincent Reinhart y Christoph Trebesch, los puntos máximos y mínimos en el ciclo del flujo internacional del capital son especialmente peligrosos; los incumplimientos proliferan cuando la superabundancia de ingresos de capitales llega a su fin.

A principios del 2016, existen claros signos de graves problemas de deuda e incumplimiento en el horizonte, y ya se ven las primeras olas con crestas blancas.

Para algunos soberanos, el principal problema deriva de la dinámica interna de la deuda.

Aunque la situación ucraniana es ciertamente precaria, debido a que sus causas son únicas probablemente sea mejor no derivar conclusiones más amplias a partir de su trayectoria.

Otra economía en grave peligro es la del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, que necesita con urgencia una reestructuración integral de su deuda soberana de 73.000 millones de dólares.

Los acuerdos recientes para reestructurar parte de la deuda son tan solo el principio; de hecho, tal vez ni siquiera alcancen para evitar un incumplimiento declarado.

Cabe destacar, sin embargo, que aunque un “evento crediticio” de ese tipo obviamente constituiría un grave problema, los acreedores pueden estar exagerando sus posibles impactos externos. Les gusta advertir que aunque Puerto Rico es un Estado libre asociado y no un Estado, si no logra pagar el servicio de su deuda sentará un mal precedente para los estados y las municipalidades de EE. UU.

Algunos de los mayores riesgos residen en las economías emergentes, que están sufriendo principalmente debido a los enormes cambios en el entorno económico mundial.

Durante su boom de infraestructura, China importó enormes cantidades de materias primas, eso produjo un aumento de sus precios y, a su vez, crecimiento para los exportadores de materias primas del mundo (entre ellos, grandes economías emergentes como Brasil). Sumemos a eso el mayor nivel de créditos otorgados por China y los enormes ingresos de capitales impulsados por las bajas tasas de interés en EE. UU., y tendremos un espectacular crecimiento para las economías emergentes.

La crisis económica mundial de 2008-2009 perturbó, sin llegar a desbaratar, este rápido crecimiento, y las economías emergentes disfrutaron de una década inusualmente libre de crisis hasta principios del 2013.Pero la decisión de la Reserva Federal estadounidense de aumentar las tasas de interés, sumada al menor crecimiento (y, a su vez, la menor inversión) en China y el colapso del precio del petróleo y las materias primas, ha detenido esta superabundancia de ingreso de capitales.

Alto costo de deuda

Últimamente, muchas monedas de mercados emergentes cayeron fuertemente, aumentando el costo del servicio de sus deudas externas en dólares.

Los ingresos por las exportaciones del sector público han caído, y esto dio como resultado la ampliación de los déficits de cuenta corriente y fiscales. El crecimiento de la inversión se ha desacelerado en casi todas partes. Desde un punto de vista histórico, las economías emergentes parecen encaminadas hacia una gran crisis.

Por supuesto, tal vez demuestren que su recuperación es mayor que la de sus predecesoras.

CARMEN REINHART
Profesora Universidad de Harvard
Copyright: Project Syndicate, 2015

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.