Secciones
Síguenos en:
Condena a Sánchez Rubiano, la mayor por desapariciones del Palacio

Condena a Sánchez Rubiano, la mayor por desapariciones del Palacio

El coronel 'permitió con su anuencia y complacencia' esas acciones, aseguró el juez.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de enero 2016 , 10:25 p. m.

Después de un juicio que se prolongó por más de siete años, el coronel Edilberto Sánchez Rubiano, que en noviembre de 1985 era jefe de inteligencia militar en Bogotá, recibió la condena más alta por las desapariciones forzadas en el Palacio de Justicia.

Sánchez fue sentenciado a 40 años de prisión por la desaparición de Carlos Rodríguez y Bernardo Beltrán, administrador y empleado de la cafetería del Palacio, respectivamente.

El coronel era el jefe del B-2, el cuerpo militar que se encargó del ‘manejo’ de los sobrevivientes de los cruentos hechos generados por el asalto del M-19 a la máxima sede judicial del país. En los extensos procesos judiciales está comprobado que los sospechosos de ser guerrilleros eran considerados “especiales” y llevados a la Casa del Florero, que sirvió de cuartel para las operaciones militares. Allí, Sánchez era el hombre que daba las órdenes. (Vea el informe especial: Las 4 heridas abiertas de la tragedia del Palacio de Justicia)

El juez 52 penal de Bogotá consideró que el oficial, que hoy cuenta 75 años, “permitió con su anuencia y complacencia que esa clase de órdenes se ejecutaran”, aludiendo a torturas y desapariciones. Sánchez, que durante los hechos del Palacio se identificó como ‘Arcano 2’, recibió órdenes del segundo al mando de la Brigada XIII, el fallecido coronel Luis Carlos Sadvnik, que según el juez eran una velada alusión a desapariciones forzadas. Esos dos oficiales sostuvieron la famosa conversación, que fue grabada por radioaficionados civiles, en la que Sadovnik, decía: “Esperamos que si está la manga, no aparezca el chaleco”.

Esto, después de que Sánchez le reportó que habían identificado a una guerrillera que se hacía pasar como abogada y que, según todas las pruebas, era Irma Franco. Su paradero se desconoce 30 años después.

El fallo, de 479 páginas, indica que si bien no hay evidencias de que Sánchez fuera el autor directo de las desapariciones, sí “es posible inferir que dio curso a las instrucciones complementarias” y que actuó con omisión “para impedir esas desapariciones”: “No solo era sabedor de lo acontecido en la Casa del Florero, sino conocedor de las órdenes existentes respecto al tratamiento dispuesto para los sospechosos”.

Basado en testimonios como los del coronel Alfonso Plazas Vega (absuelto por el caso después de ocho años de cárcel) y de varios altos oficiales, el juez comprobó que en las instalaciones de la Escuela Militar existía una “zona reservada” de interrogatorios que estaba bajo control directo de Sánchez. Era el área de las caballerizas y en el expediente hay testimonios de personas que fueron torturadas allí y que señalaron directamente a un “capitán pastuso”, que, de acuerdo con la investigación, sería el mayor Óscar William Vásquez. Él también fue condenado (ver recuadro).

Allí, dice la providencia, fueron llevadas algunas de las personas que salieron del Palacio. Ellas fueron sometidas a interrogatorios “más profusos y ‘especializados’ bajo un tratamiento más severo, agresivo y violento”.

El juez cuestionó que durante el proceso el coronel Sánchez Rubiano, “faltando a toda lógica y subestimando su propia condición de comandante de inteligencia”, intentara minimizar su responsabilidad y control sobre las personas que salían del Palacio y eran llevadas al museo. “Las versiones de Sánchez aparecen contradictorias, inverosímiles, infundadas (y ) son refutadas por sus pares oficiales del Ejército, incluido su superior, el general Jesús Armando Arias”, dice.

Y agrega que Sánchez sabía que “derrotar al enemigo no significaba exterminarlo, suprimirlo o desaparecerlo”.

La defensa de Sánchez

El mayor (r) Jorge Leal, quien defiende a Sánchez Rubiano, dijo que una vez sean notificados apelará el fallo ante el Tribunal Superior de Bogotá. “Insistimos en que no hay desaparecidos, solo cuerpos sin identificar”, dijo el abogado.
Afirmó que el coronel no está en condiciones de ser internado en un sitio de reclusión. “Ha perdido el 90 por ciento de su visión y tiene serios quebrantos de salud”, señaló. De hecho, el juez indica que la detención solo procederá cuando el fallo quede en firme.

Destituido hace 26 años

El coronel Edilberto Sánchez Rubiano era comandante del B-2 del Ejército para la época de la toma del Palacio de Justicia, en noviembre de 1985.

Por años, ha sido señalado como el hombre clave en las desapariciones.

En 1990, después de ser absuelto por la justicia militar, la Procuraduría lo destituyó por la desaparición de la guerrillera Irma Franco y las torturas a rescatados del Palacio.

Su proceso estuvo quieto por casi tres años. El juicio contra ‘Arcano 2’ –como se identificó Sánchez Rubiano durante la retoma– terminó en febrero del 2013 y solo ahora se dio el fallo, por cuenta de la carga de procesos del despacho.
Sánchez fue director de la cárcel de El Guamo (Tolima) en el 2006, cargo que abandonó ese mismo año, cuando la Fiscalía ordenó su captura por el delito de desaparición forzada. En el 2008 quedó libre por vencimiento de términos.

Mayor, condenado por tres desapariciones

El mayor Óscar William Vásquez, quien en 1985 hacía parte del Batallón Guardia Presidencial, pero que el día de los hechos trabajaba como miembro del grupo de inteligencia B2, fue condenado a 40 años de prisión por las desapariciones de la exguerrillera Irma Franco, el administrador de la cafetería Carlos Augusto Rodríguez y el empleado Bernardo Beltrán.

El fallo señala que se probó que su función iba más allá de llenar listas de los evacuados del Palacio, y que “tuvo bajo su responsabilidad el control y manejo” de quienes eran enviados como sospechosos al segundo piso del museo del Florero y luego llevados a guarniciones militares.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.