Editorial: ¿Qué hacer con el 'Chapo'?

Editorial: ¿Qué hacer con el 'Chapo'?

Lo más sensato para los expertos en seguridad es que Guzmán sea extraditado a Estados Unidos.

10 de enero 2016 , 09:45 p.m.

Los expertos lo tienen claro: la captura de los grandes capos no afectará el jugoso negocio del narcotráfico. Los envíos continuarán llegando, no disminuirá la violencia, un lugarteniente tomará el liderazgo o, a lo sumo, el cartel se atomizará. Todo, porque el mercado y los consumidores seguirán existiendo.

Pero el caso de la recaptura el viernes de Joaquín el ‘Chapo’ Guzmán tiene una connotación diferente, pues las autoridades de México, doblemente humilladas por las cinematográficas fugas del capo en el 2001 y el 2015, recuperan el imperio de la ley y del Estado de derecho, y le regalan al gobierno de Enrique Peña Nieto un tanque de oxígeno, luego de un año difícil en el que escándalos como el de la ‘casa blanca’, el inaceptable misterio que sigue rodeando la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa o la misma fuga del Guzmán por una cañería de su baño en una prisión de alta seguridad pusieron en entredicho la capacidad del Ejecutivo de liderar el país y enfrentar el azote del narcotráfico.

Pero las dudas siguen existiendo y los colombianos, por la experiencia vivida con la entrega y encarcelamiento de Pablo Escobar, lo sabemos bien. ¿Cómo garantizar que el barón de la droga no se fugue de la cárcel, si se tiene en cuenta la inimaginable capacidad corruptora y los múltiples recursos que maneja? Seis meses después, aún no son del todo claros los hilos que se urdieron para su escape en julio.

La revelación de una entrevista con el actor estadounidense Sean Penn para la revista Rolling Stone y las versiones del gobierno federal de que el capo preparaba una película autobiográfica le dan un ingrediente macondiano extra.

Por eso, lo más sensato para los expertos en seguridad y narcotráfico es que Guzmán sea extraditado a Estados Unidos. El presidente Peña Nieto, en su alocución del viernes, resaltó la valía de las instituciones del Estado y las garantías que exhiben, y es comprensible que quiera enviar a los mexicanos un mensaje de solidez y de autonomía. Es su victoria, desde luego. Pero encerrar al ‘Chapo’ en México podría provocarle vergüenzas mayores si este vuelve a hacer de las suyas. Extraditarlo no es una claudicación. Una tercera fuga es un riesgo insostenible e innecesario.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.