Secciones
Síguenos en:
Trasladan a Barranquilla cuerpos de familia muerta en El Rodadero

Trasladan a Barranquilla cuerpos de familia muerta en El Rodadero

Los cuerpos se encuentran en Medicina Legal.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
05 de enero 2016 , 10:32 a. m.

Los cadáveres de Alejandro Garrido Molina, su esposa Johana Ramírez Rodríguez y su hijo de 5 años, hallados el lunes en una de las habitaciones del apartamento 302 del edificio Balcones del Sol, en el balneario turístico de El Rodadero, fueron trasladados a la morgue de Medicina Legal de Barranquilla por su avanzado estado de descomposición.

Las muertes habrían ocurrido en la madrugada del domingo, pero las autoridades encontraron los cuerpos al mediodía del día siguiente, luego de ser alertados a través de la línea 123 de la Policía por una vecina que estaba quitando los adornos navideños y sintió el olor nauseabundo que salía del apartamento.

El comandante operativo de la Policía Metropolitana de Santa Marta, coronel Francisco Gélvez, dijo que la hipótesis que se maneja es que Garrido asesinó a su mujer e hijo con un puñal y posteriormente se suicidó con la misma arma.

“En el lugar de los hechos se encuentra cocaína, pastillas para esquizofrenia y botellas de alcohol (…). También un puñal ensangrentado que fue el causante de las muertes y un arma de fuego tipo revólver sin disparar”, dijo el oficial.

Los cuerpos del hombre y el niño fueron encontrados sobre la cama con heridas de arma blanca en el pecho y el de la mujer estaba tirado en el piso. Las puertas y ventanas del apartamento, donde vivían arrenden arriendo desde hacía año y medio, no habían sido violentadas, según la Policía. Las rejas de la puerta estaban aseguradas con esposas como las que usan con los delincuentes.

Según versiones de vecinos en días anteriores se habían escuchado discusiones entre la pareja de esposos, por lo que se presume que se trató de un caso de violencia intrafamiliar.

Extraños mensajes

En su perfil de Facebook, Garrido había publicado en los últimos días mensajes extraños.

El primero de enero pasado escribió: “Se dañan las historias cuando los autores se empeñan en el alargamiento del final. El final es el final, debe llegar en su momento y debe durar lo que tiene que durar. Al principio el fina solo se presiente, al llegar se siente y al tomar el control el final terminara lo que tenga que acabar (…) No pierdan su tiempo alargando lo que ya ha de terminar. Yo les daré mi ejemplo”.

En otro mensaje publicado ese mismo día comentó: “(…) De nuevo tengo sueño, de nuevo quiero descansar y de nuevo mis ojos tengo que cerrar ... Me pregunto que será lo que mis ojos al abrirse encuentren pues para mí el cerrar mis ojos de esta forma tan profunda es también entregarme a una nueva realidad y con ella muchas cosas diferentes”.

Santa Marta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.