El plan de basuras que Petro le dejó a Enrique Peñalosa

El plan de basuras que Petro le dejó a Enrique Peñalosa

Según decreto, recicladores tendrán prelación por 8 años para aprovechar todo material reciclable.

notitle
03 de enero 2016 , 06:42 p.m.

Una de las primeras decisiones que tendrá que adoptar el nuevo alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa Londoño, es si mantiene o no un decreto que le dejó firmado su antecesor, Gustavo Petro, en el que les da prelación a los recicladores, durante ocho años, para prestar el servicio de aseo del material reciclado de la ciudad.

Desde el 1.° de enero, Peñalosa tiene seis meses que dio la Corte Constitucional para normalizar el servicio de aseo en la ciudad, que ha estado bajo un régimen transitorio desde diciembre del 2012 (Decreto 564), cuando Petro estableció un modelo sin licitación.

Por decreto, Petro le entregó a un operador público (Aguas de Bogotá) el servicio de recolección y transporte de residuos sólidos en la mitad de la ciudad, contrató a algunos de los antiguos operadores sin licitación y empezó a remunerar el trabajo de los recicladores por recolección y transportes calculados por productividad.

El pasado 18 de diciembre, el hoy exalcalde firmó el Decreto 548, que establece el Plan de Gestión Integral de Residuos Sólidos (PGIRS) de Bogotá, y en él incluyó la obligación de la Administración “como una acción afirmativa”, de darle a la población recicladora la prelación para “la prestación del servicio público domiciliario de aseo” en lo que corresponde a “los servicios de recolección segregada, transporte, clasificación y pesaje de los materiales potencialmente aprovechables secos de origen domiciliario”.

Petro fundamentó esa parte del decreto en los fallos de la Corte Constitucional que ordenan incluir a la población recicladora en el negocio de las basuras de la ciudad.

La norma también dejó establecida la obligación de que en el modelo de aseo que adopte el nuevo alcalde, para superar el transitorio de Petro, se implemente el pago tarifario a las organizaciones de recicladores habilitadas, según lo establecido por la Comisión Reguladora de Agua Potable y Saneamiento Básico (CRA). Para los recicladores informales, ordena que durante los primeros cuatro años del Plan de Gestión de residuos, que va del 2016 al 2027, se mantenga la retribución calculada por productividad, con los componentes de recolección y transporte.

Aprovechar la basura

Uno de los objetivos del decreto es reducir los residuos sólidos que llegan al relleno sanitario de Doña Juana, y para ello ordena fomentar en la ciudadanía y en los actores de la gestión de los residuos la cultura del aprovechamiento y que estos materiales se entreguen de manera directa a la población de recicladores.

La norma habla de promover la producción limpia, el consumo consciente y responsable, la separación en la fuente, el manejo adecuado de los residuos y el reconocimiento de la dignificación del reciclador de oficio. El Distrito deberá desarrollar e implementar estrategias y lineamientos comunicativos y pedagógicos de la cultura del aprovechamiento en el territorio urbano y rural.

La Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) será la encargada de expedir, antes del 16 de agosto del 2016, los mecanismos de control y sanción que incentiven a la ciudadanía a entregar a la población recicladora los materiales aprovechables secos. El objetivo es garantizar el acceso cierto y seguro de los recicladores al material aprovechable que se produce en la ciudad.

El plan también ordena adelantar acciones dirigidas a desarrollar proyectos de generación de valor energético y productivo alrededor de los residuos de difícil mercado, fomentar la investigación aplicada y el desarrollo tecnológico en el Distrito Capital.

En sus primeros días de gobierno Peñalosa deberá decidir si los lineamientos que le dejó Petro le sirven para licitar el servicio de aseo en la ciudad cumpliendo la orden de la Corte de proteger a los recicladores.

Un decreto para los habitantes de la calle

Otro decreto que el alcalde Gustavo Petro le dejó a Enrique Peñalosa es el relacionado con el reconocimiento del fenómeno del habitante de la calle y una política pública para fomentar los derechos de estas personas.

El gobierno Petro no logró en sus cuatro años hacer el censo de los habitantes de la calle que prometió en el Plan de Desarrollo, pero, en cambio, el 21 de diciembre firmó el Decreto 560, sobre el fenómeno de la habitabilidad de la calle.

Como no tenía cifras actualizadas, el decreto tuvo en cuenta un censo que se publicó en el 2011 y contenía cifras del 2010, que hablaba de una población de 9.614 personas viviendo en la calle. Eso significa, según la norma, que en la ciudad había entonces 12,87 habitantes de la calle por cada 10.000 habitantes de la ciudad.

El decreto, firmado en diciembre, ordena la promoción, protección, restablecimiento, garantía y realización de los derechos de ciudadanas y ciudadanos habitantes de la calle.

El objetivo es mejorar la convivencia ciudadana y la dignificación de los habitantes de la calle, su inclusión social, económica, política y cultural, y protección de poblaciones en riesgo. También ordena crear un observatorio de la habitabilidad de la calle.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.