Secciones
Síguenos en:
Concejo y sus grandes retos para Bogotá / Opinión

Concejo y sus grandes retos para Bogotá / Opinión

De las 45 curules que hay en el cabildo, 22 de ellas quedaron en manos de concejales reelectos.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
02 de enero 2016 , 05:15 p. m.

A partir del 1.° de enero, llega un Concejo con importantes modificaciones en su conformación. De las 45 curules que hay en esta Corporación, 22 de ellas quedaron en manos de concejales que optaron por la reelección y la lograron, mientras que 23 quedaron en manos de personas nuevas. Además, entraron nuevas bancadas, como Centro Democrático, y otras ganaron escaños, como Cambio Radical, que quedó como la bancada más numerosa, con 9 concejales.

Resultan interesantes los altos niveles de abstención presentados en esta elección (50,7 %), lo cual podría llegar a ser explicado por la percepción que tienen los bogotanos de esta corporación. Según la Encuesta de Percepción Ciudadana 2015 de ‘Bogotá, cómo vamos’, el Concejo cuenta con una favorabilidad del 31 %, cifra baja para una corporación tan importante.

En esta misma encuesta, solo el 13 % considera que el Concejo realiza una buena gestión. Es quizá por este motivo por lo que el voto en blanco tuvo una gran importancia en las pasadas elecciones: 325.514 bogotanos (6,6 % de los votos válidos) optaron por la neutralidad en el voto, lo cual deja un precedente muy importante, dado que solo una lista, de 15 inscritas (Cambio Radical), pudo superar esta votación. Estos resultados electorales abren la puerta para analizar algunos de los retos que deberán asumir, con responsabilidad y seriedad, los 45 cabildantes para superar estas cifras y devolverle a la ciudadanía la confianza.

Por un lado, el Concejo debe superar la herencia de una relación de discordia con la administración saliente, con el fin de mejorar la gobernabilidad de la ciudad. Las fuerzas políticas que se consoliden en este nuevo periodo podrían tener un clima favorable al gobierno Peñalosa. El Concejo debe ser cuidadoso en que su buena relación con el Distrito no afecte la calidad de su principal función: el control político.

El seguimiento de las propuestas de campaña del Alcalde es otro de los retos. Deberá estar atento a los compromisos que asumió en sus primeros 100 días de mandato. De igual forma, a que el plan de gobierno con el que se eligió quede plasmado en el plan de desarrollo que se discutirá en los primeros 4 meses del 2016. La participación de los concejales en la revisión de este plan será de vital importancia para la ciudad.

Por su parte, tendrá el gran desafío de aprobar el nuevo Plan de Ordenamiento Territorial que establece las normas de planeación urbana y de usos del suelo de Bogotá. Este plan será la hoja de ruta de la ciudad durante los próximos 12 años, por lo que el rol que juegue el Concejo es indispensable para garantizar que la ciudad crezca de manera ordenada y sostenible.

Por último, deberá mejorar su imagen y percepción frente a los bogotanos, además de superar la mancha que dejó el ‘carrusel’ de la contratación.

MÓNICA VILLEGAS CARRASQUILLA
Directora ‘Bogotá, cómo vamos’

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.