Secciones
Síguenos en:
Las uvas de la paz

Las uvas de la paz

Se consumieron toneladas de uvas. Yo me comí una por la paz, que para muchos no es uva sino sapo.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de enero 2016 , 08:49 p. m.

Feliz año, se dijo millones de veces antenoche, mientras muchos corrían a ponerse los pantis color camiseta oficial de la Selección Colombia, para la buena suerte. Dios quiera que los jugadores y don Néstor Pékerman también se los hayan puesto, pero, sobre todo, que se pongan las pilas y nos lleven a Rusia, pues no podemos quedarnos por fuera ni por el Putin.

Y otros y otras le dieron la vuelta a la manzana para que el nuevo año les traiga viajes en avión. Y se metieron dólares bajo los pantis amarillos a ver si se los bajan, no los cucos, sino los dólares, que están por las nubes. Yo di la vuelta a pie para pedirle a San Frenando, el patrón de los transportadores, que no permita que abusen, sin control, en estas épocas, al subirles el 40 por ciento, o más, a los pasajes, dizque “por temporada”. ¿Cuál bus? ¿Quién les pone el pare?

Otros la dieron en bicicleta para que este año sea extraordiNairo en el Tour de Francia. Permita Dios que monsieur Nairo Quintané llegue con el maillot amarillo a los Campos Elíseos.

Como es costumbre, se consumieron toneladas de uvas. Yo me comí una por la paz, que para muchos no es uva sino sapo. Pero hay que tragárselo, pues es un clamor de este país. La comí despacio, deseando que se firme este marzo; que las Farc no vayan a dilatar más la fecha, lo que no sería responsabilidad de Santos, sino especialmente de ellos, que tienen todo servido en la mesa, como pavo navideño. La paz será una realidad. Y la historia de Colombia dirá que este 2016 fue el año de la reconciliación nacional.

Y una más por lo que pidió el presidente Santos ayer en Rioblanco (Tolima), sobre el que tendió un puente de plata para los opositores. Que haya más tolerancia que odios, libertades, respeto por las ideas ajenas, o sea que no nos pisemos los huevitos.

Aparte de la del deseo para que me ganara el Baloto, me comí otras que casi se me atoran. Por ejemplo, por que no subieran la gasolina ni el IVA. Otra, para que las alzas de enero no superen el aumento del mínimo; otra, por que todos los gobernadores y los 1.101 alcaldes que se posesionaron ayer manejen los recursos públicos como si fueran sagrados. Difícil. Hay muchos buenos, pero por desgracia muchos políticos parten la lechona del 31 con serrucho. Y los contratistas que pagaron campañas destaparon champaña Don Pedigüeñon, y llegarán a preguntar por su parte de la lechona. Pero, si todo sale bien, un país en posconflicto necesita gobernantes honestos a toda prueba.

Por ello viene otra uva para que todos los ciudadanos recuperemos algunos sentimientos, como la indignación, la solidaridad o el sentido de pertenencia, y fiscalicemos y denunciemos.

Y, por último, no es que les quiera dañar el paseo, pero he pensado estos días en que todos tenemos derecho a la diversión, a viajar, a la playa, a la finca de recreo... Pero no olvidemos a quienes tuvieron una amarga Navidad y se abrazaron entre llanto, por falta de un ser amado en su hogar. Pensaba, entre uvas y medianoche, en la familia de Paula Nicole Palacios, de 6 años, en Buesaco (Nariño). La niña lleva un año secuestrada y ellos, un año de incertidumbre y zozobra.

O en la familia de Juan Sebastián Fuentes, de 2 años, en Soacha, que también está viviendo ese suplicio insoportable.Otro niño que se esfumó y nadie vio. Que no estén solos: estos pequeños y todos los secuestrados deberían estar a diario en la redes electrónicas, en los medios, en millones de trinos, en cada uno de nosotros. Todo el país debe indignarse, clamar por su libertad y rodear a sus familias.

Feliz año. Y que se firme la paz. Aunque para una paz total se necesita que no haya secuestrados ni desaparecidos. Y menos los niños.

Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.