'Star Wars' y la guerra de las basuras

'Star Wars' y la guerra de las basuras

Coincide la película con la actividad de la recolección de las basuras y su manejo.

notitle
30 de diciembre 2015 , 08:13 p. m.

Ingresando al 2016, después de caminar un extenso y bien vivido trecho por la vida, sin complejos, confieso que soy de la generación que ingresó al cine de ficción con ‘2001: una Odisea en el espacio’. También, con menos ficción, terminando la infancia nos correspondió apreciar el alunizaje, trasmitido en vivo y en directo por televisión. Mientras a la abuela materna aquello le pareció un disparate del demonio, a nosotros la huella estampada en la tierra lunar, para siempre, se quedó en el disco duro de la memoria. Llegar a otras galaxias dejó de ser un asunto de mentes alucinadas. La humanidad, con la inteligencia que la hace posible, conquista el espacio, más allá de las tramoyas del celuloide.

La referencia, por estos días de Navidad, se me vino a la memoria mientras ingresaba a la sala de cine para disfrutar el estreno del VII episodio de ‘Star Wars: El despertar de la fuerza’. Recordé las imágenes del simio de la película que hace del fémur del esqueleto de alguna bestia muerta el arma con la que impone la supremacía en la naturaleza; el monolito enterrado, que emite la señal del renacer humano en el Niño de las Estrellas, metamorfoseado en una nueva inteligencia, guiada por los alienígenas que, desde tiempos perdidos, vigilan los avances de la inteligencia humana. También, por supuesto, recordé los primeros asesinatos galácticos cometidos por la computadora inteligente, casi humana, HAL 9000, en la película de Stanley Kubrick.

‘Star Wars’, como en los otros episodios, se inicia con un texto escrito en perspectiva navegando con piloto automático por un infinito espacio sideral pletórico de estrellas. Narra de manera sintética lo que sucederá en el episodio de ‘El despertar de la fuerza’. La lucha por mantener desde la resistencia activa la supremacía de la República, en permanente asedio por ejércitos autoritarios, claras referencias de uniformes y gestualidades con sorprendente similitudes de episodios de la historia de la humanidad y sus guerras universales, y las vidas de las nuevas generaciones que siguen el legado de sus padres y abuelos. Al igual que en ‘Odisea en el espacio’, con explosiones y combates entre naves semejantes a metálicos pájaros prehistóricos, sorprende el parricidio intergaláctico que, a diferencia de fémures y quijadas como armas de primitivos humanos, el crimen es cometido con el haz mortal de una espada luminosa. El enorme dilema moral, desde que la humanidad es humanidad, de hijos y padres que luchan en ejércitos y causas distintas.

En este despertar de la fuerza, cuando la tierra de la realidad se preocupa por los estragos del cambio climático, sorprende la alusión a actividad de la recolección de las basuras y su manejo. Rey, la bella protagonista, posible heredera de la Fuerza, como muchos humildes de este planeta tierra, sobrevive recogiendo basuras regadas en el espacio. Como por acá, las imágenes describen la voracidad del particular que con argucias y engaños, hasta usando la fuerza bruta, impone precios en un mercado sin regulación, en la ley del más fuerte. Intercambia ínfimas raciones de alimento por costosas basuras. Como aquellos que prevalidos de privilegios se enriquecen de la labor de los recolectores. Rey se nos presenta como una de las primera recicladoras galácticas.

Inevitable, en este pasaje de la película, recordar la decisión de Petro de recuperar para el manejo público la recolección de las basuras en Bogotá. Al igual que en ‘Star Wars’, acá, se vive la guerra de las basuras: particulares, con poder económico, político y mediático, porfían en monopolizar el lucrativo quehacer, expulsando a los recicladores, aunque la Corte Constitucional ordene lo contrario.


Héctor Pineda
tikopineda@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.