Año Nuevo

Al terminar la vida nos llevamos el Amor que hayamos dado a los que sufrían, a la familia y amigos.

notitle
30 de diciembre 2015 , 06:30 p. m.

Hoy termina un año y empieza otro. Acontecimiento que celebramos unas ochenta veces en la vida, y que invita a reflexionar sobre la belleza provisional de los años que nos son dados, pocos y fugaces.

Los que tenemos fe por gracia de Dios nos sentimos conmovidos por el misterio de Amor creador del universo, que nos quiso a cada uno y cada una personalmente, para que en el formidable evolucionar de la naturaleza llegáramos un día a la fiesta de la vida y la libertad para realizarnos amando.

Por la fe tenemos confianza en el Amor que se nos manifiesta en el encuentro humano profundo, en el milagro de los bebés, en la compasión por los que sufren, en la lucha por la justicia y la paz, en la belleza del arte y la contemplación de la naturaleza, en la hondura de la experiencia religiosa. El Amor nos da tranquilidad serena en medio de los riesgos del sufrimiento, de las preguntas sin respuesta y de la verdad de nuestros propios errores. Porque de lo contrario estaríamos en manos de un inmenso sinsentido, puestos en la vida para amar en una ilusión de perennidad, que probaría ser falsa al terminar precipitándonos en el silencio eterno. La fe en el Amor es confianza de haber sido tomados en serio personalmente desde siempre y para siempre. Por ella la fe cristiana afirma la dignidad de cada uno de nosotros y nosotras, y afirma que las mujeres y los hombres que vivieron y viven como Jesús vivió, amando de verdad a los demás, no terminan con la muerte, sino que viven en el misterio del Amor sin fin. Amor comprensivo y misericordioso, que en las luchas de la vida nos hace decir con San Pablo: “Yo sé en quién me he confiado, y estoy seguro”.

Con nosotros van por la vida compañeros de camino, agnósticos y ateos, que no creen en el Amor así. Muchos de ellos y ellas, coherentes consigo mismos y serios en el respeto a los demás, nos han enseñado a ser honrados con los otros y con la propia conciencia. Sin pretender recuperar a nadie, los que creemos en el mensaje de Jesús estamos convencidos de que ellos y ellas son amados infinitamente, aunque no se atrevan a afirmar que este Amor existe.

Hoy, fin de año, podemos detenernos, creyentes y no creyentes, a contemplar en silencio la realidad del Amor que nos permite construir juntos familias, amistades, naciones y un mundo amable y justo en una naturaleza pródiga y generosa que espera que nosotros la protejamos para las generaciones futuras. Es el Amor, que nos invita a darnos a los demás y al mundo en la corta aventura personal. Sin el Amor solamente quedaría la ansiedad del carpe diem para sacarle a cada día el mayor placer, de acumular fortuna, de agarrar lo que se pueda antes de que llegue la muerte. Sin el Amor solo valen el egoísmo y la codicia, que nos desbaratan porque, sin el Amor, para siempre estamos encerrados en un espacio de tiempo de 70 o 90 años que hay que explotar al máximo para nosotros, porque después todo se acaba.

Seamos o no creyentes, un año será el último y un día llegará la muerte. Y no podremos llevarnos nada de lo que hayamos acumulado en riquezas y tierras, nada de lo que hayamos arrancado a la naturaleza para darnos satisfacciones artificiales, nada de lo que hayamos conseguido en poder y prestigio.

Al terminar la vida nos llevamos el Amor que hayamos dado a los que sufrían, a la familia y los amigos, en la pasión eficaz por la justicia, la paz y el bien común, en la grandeza con que nos atrevimos a perdonar; nada de esto podrá ser destruido por la muerte. Por esto nos recordarán. Por esto los seguidores de Jesús estamos convencidos de que el Amor nos tomará para siempre, en un misterio cuya comprensión nos desborda.

Les deseo el mejor de los años en el 2016.

Francisco de Roux

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.