Lo bueno, lo malo y lo feo-malo del 2015

Lo bueno, lo malo y lo feo-malo del 2015

Confío en que de este año nefasto prevalecerán la reacción humanitaria de Merkel.

notitle
28 de diciembre 2015 , 06:17 p.m.

En mi columna anterior repasaba cuatro acontecimientos del año en América Latina que, a mi juicio, se destacaron positivamente en un año en el que el terrorismo y las guerras causaron estragos. Hoy amplío mi universo para proponer personajes que, desde mi punto de vista, representan lo bueno, lo malo, lo feo y lo malo feo del 2015.

Destaco, por su grandeza y compasión, a la canciller Ángela Merkel por su decisión de acoger a un millón de refugiados mayoritariamente sirios en su país. En un año sombrío, el mensaje de la Canciller expresa su repudio al fanatismo nacionalista, su defensa de los derechos humanos, y nos da una lección de cómo debe asumirse el liderazgo ante una situación de emergencia.

Congruente con su formación científica, Merkel ha enfrentado los retos que se le presentan de manera cerebral, sistemática, perseverante, disciplinada y procurando el consenso. Durante sus diez años como Canciller, ha contribuido a construir la economía más sana y competitiva de Europa, y denunciado el peligro que presentan el nacionalismo, el nativismo y la santurronería.

Merkel asumió el liderazgo europeo para enfrentar la crisis griega sin arriesgar la salud económica del continente, sin traicionar la confianza de sus representados, que años antes aceptaron la austeridad temporal a cambio del bienestar hacia el futuro, y obligó a los derrochadores del dinero ajeno a vivir dentro de sus posibilidades.

Asimismo, Merkel se ha distinguido por encontrarles soluciones no violentas a los conflictos y ve con desconfianza la retórica carismática y a quienes instigan el miedo para posicionarse políticamente porque sabe que las sociedades moldeadas por el miedo pierden el control de su futuro. Merkel ejerce su liderazgo a cabalidad, con audacia y de manera intensamente compasiva. Describiendo atinadamente a Merkel, Jan Techau, director del Carnegie Europa, escribió: “Durante la crisis de los refugiados, su cabeza y su corazón se fusionaron: la cabeza fría de la científica y el enorme corazón de la madre (‘Mutti’) se unificaron”.

El acuerdo firmado por 195 países para frenar el calentamiento global durante la Cumbre de París, celebrada este mes, es otro esfuerzo bueno que hay que rescatar este año; y aunque es solo un buen principio, esperamos que tenga buen fin.

De lo malo del año hay mucho de donde escoger. Un fuerte candidato al villano del 2015 es el dentista estadounidense Walter James Palmer, quien viajó a Zimbabue para matar al león Cecil. Valiéndose de un arco y flecha tecnológicamente sofisticados, Taylor satisfizo el placer que le causa matar. Herido, Cecil logró sobrevivir 40 horas, hasta que Palmer lo alcanzó y lo remató de un tiro. No porque necesitara comer su carne, sino para sentirse superior al animal, aunque fuera por unas cuantas horas. Lo mató para afirmar su machismo.

También incluyo entre los malos a Petra Laszló, una desalmada reportera húngara que intencionalmente zancadilleó a un refugiado sirio que cargaba a su hijo, haciéndolos caer cuando intentaban cruzar de Serbia a Hungría.

Para hablar de lo feo, las circunstancias me obligan a unirlo con lo malo porque ambos defectos se juntan en un solo personaje que ha convertido una campaña electoral en Estados Unidos, que debió ser seria, en un espectáculo circense donde se exhiben como atributos la xenofobia, la descalificación, el insulto, la vulgaridad, la chabacanería y la maldad. ¿Necesito nombrarlo? No lo creo. Es fácil identificarlo.

Confío en que lo malo, lo feo y lo malo-feo de este año no dejarán huella permanente, y también en que de este año nefasto prevalecerán la reacción humanitaria de Merkel ante los refugiados y la voluntad global para acordar disminuir el calentamiento global.


Sergio Muñoz Bata

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.