Feliz y próspera desconexión

Feliz y próspera desconexión

Para el 2016, permítame recomendarle tomar frecuentes 'vacaciones' libres de internet.

notitle
27 de diciembre 2015 , 09:55 p. m.

Entre las nuevas tendencias turísticas hay una particularmente curiosa comenzada por un empresario español que recorre el mundo buscando islas deshabitadas. No cualquier isla. Deben ser de esas de caricatura con el círculo de arena blanca, los cocoteros, algo de vegetación y el mar azul turquesa. Lo que ofrece es convertir la idea de la isla desierta de la fantasía en realidad para clientes que tengan con qué pagar el “lujo” de una desconexión total. Ni siquiera relojes son admitidos en las islas del programa. Mucho menos, teléfonos o computadores.

La posibilidad de retirarse, aunque sea temporalmente, de todo lo que produce malestares modernos es una necesidad de nuestros días. Me refiero a la obsesión de chequear e-mails, la distracción permanente con tanta información electrónica, la manía de revisar constantemente el teléfono, la ansiedad de responder mensajes inmediatamente, de mantener vigilancia sobre lo que otros suben a las redes sociales y de publicar cada detalle y cada foto de las actividades diarias.

En vez de ‘malestares’ debería decir ‘adicciones’, como los expertos están empezando a llamar las consecuencias del excesivo uso del internet, que a tantos afecta. Por eso, más y más gente necesita vacaciones libres de aparatos digitales o ir a curas de desintoxicación en centros especializados, a psiquiatras y terapeutas para tratar síndromes relacionados con el abuso del internet.

La realidad es que el internet está programado por expertos para ser cada vez más fácil de usar, más accesible y atractivo. Lindas imágenes, videos increíbles, información interactiva e infinita, capacidad de comunicación directa e inmediata. La famosa ‘interface’ que nos permite subir fotos, nos sugiere sitios para seguir, gente para conocer, productos para comprar. Son esas cualidades las que hacen tan difícil desconectarse. Ese fenómeno se conoce como ‘el efecto de red’.

En un estudio reciente titulado precisamente ‘Efecto red’, dos reconocidos científicos digitales exploran las implicaciones que la exposición permanente a las posibilidades del internet tiene sobre la psique humana y desafían la creencia de que la gente tiene libre capacidad de ejercer su voluntad durante sus sesiones en línea.

El estudio confirma que el internet está programado para hacernos adictos a la distracción que ofrece, al hueco sin fondo de información disponible. Y luego están los recordatorios, los avisos constantes. Cuando abre su cuenta de Facebook, ¿qué recibe mayoritariamente? Mensajes de ‘amigos’ que piden cosas: lee lo que escribí; deséame feliz cumpleaños; anímame porque estoy triste; se murió mi pececito, consuélame; ¿te gusta mi nueva foto?; escucha esta música que me gusta; mira este video; comenta sobre la comida que preparó mi hija...

Las redes sociales bombardean a los usuarios con peticiones como nunca antes era posible. Y las solicitudes llegan como perdigones, de uno a muchos. El estrés causado con esa diaria explosión tiene un nombre: ‘sobrecarga social’.

Todas esas consecuencias no son de levantar los hombros, ya que es “mal de muchos”. Depresión, estrés, incapacidad para concentrarse, ‘superficializacion’ del pensamiento, atención dispersa y disminución de la memoria están entre los síntomas que empiezan a ser notorios entre tanta gente dependiente del internet y adicta a la gratificación inmediata que ofrece permanentemente.

Por eso, para el 2016, permítame recomendarle tomar frecuentes ‘vacaciones’ (los fines de semana, por ejemplo) libres de internet y desearle una feliz y próspera desconexión y un año de balance entre el tiempo en línea y el tiempo fuera de línea.

CECILIA RODRÍGUEZ
Luxemburgo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.