Selección rescatable / Opinión

Selección rescatable / Opinión

Este podría haber sido el mejor año para el nuevo cine colombiano del siglo XXI.

26 de diciembre 2015 , 07:01 p.m.

Hubo dos grandes reconocimientos críticos e internacionales, ambos en el mes de mayo, nunca antes obtenidos por el medio colombiano que cumplió cien años: ‘El abrazo de la serpiente’, premiado en Cannes por la Confederación Internacional de Cines de Arte y Ensayo, y ‘La tierra y la sombra’, ganadora de la Cámara de Oro –codiciada en el mundo por un millar de autores debutantes–.

Siendo la película colombiana número 1 de todos los tiempos, prenominada al Óscar, con Jordania y 7 naciones europeas, ‘El abrazo de la serpiente’ culmina el impresionante tríptico que proyecta miradas incisivas e igualmente desinhibidas sobre caminantes, hombres viajeros y exploradores ligados a particulares entornos sociales o míticos pasados ambientales.

Su creador: Ciro Guerra, no Alegría –así lo anunció un festivalero argentino–.

El mejor año para el nuevo cine colombiano del siglo XXI no merecía carecer de una digna cuota de pantalla ni de un mínimo apoyo del sector cultural gubernamental en su lanzamiento. Menciono otras cintas reveladoras e interesantes, que contaron con pésimos canales de exhibición: ‘Gente de bien’, ‘Violencia’, ‘Carta a una sombra’ y ‘La siempreviva’.

‘El club’, por el perturbador cineasta chileno Pablo Larraín, encabeza los escasos 4 o 5 estrenos del área iberoamericana. Un drama intimista que escarba las consecuencias de cierta pedofilia eclesiástica recluida en el olvido por quienes son tratados como pecadores redimidos y no como delincuentes.

‘Birdman’, del imaginativo mexicano Alejandro González Iñárritu, salvó con densa espectacularidad la presencia no pocas veces arrasadora de secuelas, precuelas y chatarras de superhéroes a lo Hollywood. Con la excepción del último ‘Mad Max’, del australiano Miller, una mención aparte para ‘La sal de la tierra’ –documental fotográfico codirigido por Wenders–.

‘Sueño de invierno’, Palma de Oro categórica para el maestro turco Nuri Bilge Ceylan, sobresalió junto con algunas joyas cinematográficas de variadas nacionalidades: la rusa ‘Leviatán’, la belga ‘Dos días, una noche’, de los Dardenne, y la realista ‘Mandarinas’, desde Europa del este.

‘Mommy’, desde Montreal, por el fenomenal Xavier Dolan, preside la mínima inclusión de cintas de vanguardias artísticas alternativas propiciadoras de miradas audaces e independientes. Dos ejemplos, bien representativos: ‘Whiplash’ –el baterista y sus golpes en busca de la perfección– y ‘Timbuctú’ –la sombra del fundamentalismo al acecho de una familia de pastores en el desierto mauritano–.

MAURICIO LAURENS
Para EL TIEMPO
maulaurens@yahoo.es

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.