Las hidroeléctricas sin embalse, el futuro de la generación de energía

Las hidroeléctricas sin embalse, el futuro de la generación de energía

Centrales al filo de agua tienen un potencial que es casi 6 veces el nivel actual de producción.

notitle
26 de diciembre 2015 , 05:01 p. m.

Mientras las autoridades del sector eléctrico buscan la manera de darles mayor participación a los proyectos de generación de energía con carbón y las empresas del sector, como el grupo italiano Enel, dueño de la hidroeléctrica El Quimbo, creen que la era de las grandes hidroeléctricas finalizó por los altos costos y riesgos (ambientales y sociales), el futuro del abastecimiento energético en el largo plazo sigue estando en el agua, pero de otra forma.

El nuevo escenario plantea, según un documento de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), que mientras hoy la capacidad de generación hidráulica del país es de unos 10 gigavatios, hay un potencial de otros 56.189 megavatios (56 gigavatios) nuevos solamente en proyectos de generación que no necesitan embalse, conocidos como centrales hidroeléctricas a filo de agua.

Son plantas más pequeñas, que requieren una inversión mucho menor que la de una hidroeléctrica como Ituango, El Quimbo o Sogamoso y que se pueden ubicar en aguas con menor caudal y construirse en menor tiempo.

Estas centrales se construyen en los lugares en que la energía hidráulica debe emplearse en el instante en que se dispone de ella para accionar las turbinas hidráulicas. No cuentan con reserva de agua, oscilando el caudal suministrado según la época del año y en temporadas de precipitaciones abundantes desarrollan su potencia máxima y dejan pasar el agua excedente, mientras que en la temporada seca la potencia disminuye, llegando a ser casi nula en algunos ríos en la época del estío.

El documento, denominado ‘Atlas del potencial hidroenergético de Colombia’, señala que teniendo en cuenta las proyecciones de demanda y el precio de los combustibles para generar (una de las variables que afectaron a las térmicas), así como la necesidad de llegar a zonas remotas cuya conexión al Sistema Interconectado Nacional (SIN) sería muy costosa, estas pequeñas centrales deben estar en el radar de los inversionistas para los próximos años.

Como es de esperarse, el mayor potencial está en las plantas con capacidad de entre 20 megavatios y en las mayores a 40 megavatios de capacidad.

Según el estudio divulgado, el 91,2 por ciento de dicho potencial, es decir, unos 51.242 megavatios, está representado en centrales de este tipo, de los cuales las del primer grupo aportarían 8.113 megavatios (unas 10 veces la central hidroeléctrica Sogamoso) y el segundo, 43.129 megavatios, que equivaldrían a construir unas 18 centrales como Hidroituango, que con 2.400 megavatios será la más grande del país, iniciando la generación en el 2018 y estando a plena capacidad en el 2021.

De acuerdo con el estudio, la capacidad instalada entre 0,5 y 500 kilovatios, en centrales con operación a filo de agua, es aplicable a zonas no interconectadas al SIN o en casos aislados de zonas interconectadas.

Las regiones

Por zonas, y como era de esperarse, el 40 por ciento de este potencial de 56.189 megavatios se concentra a lo largo y ancho del área hidrográfica Magdalena-Cauca, en la que pueden construirse centrales a filo de agua para aprovechar un potencial de 22.221 megavatios.

Le siguen la cuenca o área hidrográfica de la Orinoquia, con un potencial de 13.702 megavatios, y la del Amazonas, en donde hay un potencial energético de 11.974 megavatios, según el atlas que consolidó la Upme, y que abarca los ríos ubicados en los departamentos de Amazonas, Vaupés, Guainía, Caquetá, Guaviare y Putumayo.

“Como resultado del estudio se puede concluir que Colombia posee características topográficas y de caudales que le permiten garantizar un buen potencial hidroenergético a filo de agua. Característica que se manifiesta en un gran porcentaje del territorio nacional. Esta característica es más relevante actualmente por cuanto la mayor cantidad de centrales hidroeléctricas construidas en el territorio nacional funcionan con embalse”, señala uno de los apartes del documento técnico revelado por la Upme.

Colombia podría saltar al quinto puesto

Según los análisis del estudio contratado por la Upme, de concretar este potencial de 56.189 megavatios de capacidad en hidroenergía con centrales sin embalse, conocidas como a filo de agua, el país podría escalar lugares importantes en el escalafón mundial, ya que, de acuerdo con las cifras del Key Trends in Hidropower, informe publicado este año, el país ocupa el puesto 18 a nivel mundial en capacidad de generación con este recurso.

Los cinco primeros países en esta clasificación son China, con 282.000 megavatios; Canadá, con 78.000 megavatios; Estados Unidos, con 79.000 gigavatios, y Brasil, cuya capacidad es de 89.000 megavatios.

Solo en el 2014 el desarrollo de la energía hidroeléctrica continuó su crecimiento, con un estimado de 1’055.000 megavatios en el mundo. En esta expansión, China dominó el mercado añadiendo 21.850 megavatios de nueva capacidad dentro de sus fronteras.

Otros países también lideran el mercado en nuevas implementaciones, entre ellos, Malasia, con 3.340 megavatios; Canadá (1.720 megavatios), India (1.200 megavatios), Turquía (1.350 megavatios), Brasil (3.310 megavatios) y Rusia, que sumó 1.060 megavatios el año pasado, según la International Hydropower Association.

ÓMAR G. AHUMADA ROJAS
Subeditor Economía y Negocios
En Twitter: @omarahu

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.