'La administración del posconflicto'

'La administración del posconflicto'

En el posconflicto el Estado, instituciones y entidades, deben hacer presencia en zonas olvidadas.

notitle
25 de diciembre 2015 , 08:31 p. m.

Una vez se firme el acuerdo de La Habana –y se refrende en el plebiscito que se ha diseñado para este fin– comenzará el año próximo la administración del posconflicto.

No es la primera vez que se va a administrar un posconflicto en Colombia. Esperamos, eso sí, que sea la última. Con el sugestivo título de ‘Una administración del posconflicto’ encabezó Malcolm Deas el prólogo del libro sobre la administración Reyes (1904-1909) escrito por Baldomero Sanín Cano, reeditado en buena hora por la Editorial de la Universidad del Rosario en el año que termina.

La situación de 1904 era verdaderamente dramática. La guerra de los Mil Días destruyó buena parte del país, y perdimos Panamá. Como escribe Deas, “los estragos económicos estaban muy a la vista: estancamiento de los negocios, falta de capitales y de crédito, fisco arruinado y sin brújula, abandono de las obras públicas y de la pobre infraestructura existente –aún un humilde camino de herradura sufre con tres años sin reparar–...”. La confrontación había militarizado el país pero, igualmente, había terminado con el ejército, porque el “armamento se había degenerado y envejecido en tres años de guerra”.

Reyes, a quien el Congreso no quiso pasarle sus proyectos de ley para normalizar la situación a través de un sinnúmero de reformas, convocó una asamblea nacional en la cual dio representación a los liberales y a los conservadores independientes (los herederos de Rafael Núñez). Su acierto más importante fue de naturaleza política, porque otorgó representación a las minorías en los cuerpos legislativos. Pero su obra económica fue clave, como lo demuestran la reforma monetaria –después de la hiperinflación causada por la guerra–; la reforma arancelaria, que buscó claramente proteger la naciente industria y recaudar tributos para el fisco; la creación de un banco central para financiar al Gobierno, y el arreglo de la deuda externa mediante el tratado Holguín-Avebury. Adicionalmente, fue en el quinquenio de Reyes cuando se formó un ejército profesional y neutral.

Comparada con la situación de hace 111 años, la de ahora es indescriptiblemente mejor. Lo que no quiere decir que la administración de este posconflicto vaya a ser fácil.

Una premisa fundamental para el posconflicto es que la economía funcione bien, a pesar de sus dificultades externas e internas. Algo que Reyes y sus colaboradores entendieron bien. Claro que al país lo había desbaratado la guerra, lo cual no se aplica ahora. Los daños son muy diferentes; se centran más en el desplazamiento, el despojo de las tierras y las víctimas. La clave es lograr que la economía crezca, que la inflación se mantenga a raya y que el empleo aumente. Es algo que debe explicarse claramente en la mesa de La Habana. Cualquier intento de populismo barato sería fatal para todos los colombianos, incluyendo a los que se reintegren a la vida civil.

El posconflicto debe brindar la oportunidad para hacer en Colombia lo que por décadas ha dejado de hacerse. Que el Estado, con sus instituciones y entidades, haga presencia en las zonas más olvidadas del país. No solo el Ministerio del Posconflicto, sino la Policía Nacional, la administración de la justicia, el Instituto de Bienestar Familiar, el Ministerio de Agricultura, el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación, entre otras. Y, naturalmente, habrá que construir vías troncales, secundarias y terciarias para unir la periferia con las zonas centrales del país y las costas marítimas.

Y que las minorías estén representadas en los cuerpos de elección popular. Hace 111 años eran las minorías liberales; ahora serán las ‘farquianas’.

Un feliz año para todos los lectores.

CARLOS CABALLERO ARGÁEZ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.