Ocurrencias 2015 / Opinión

Ocurrencias 2015 / Opinión

Un resumen de los acontecimientos musicales que marcaron este año.

25 de diciembre 2015 , 05:06 p. m.

- Va a ser difícil que el vallenato vuelva por la senda tradicional que solicita la Unesco al declararlo patrimonio de la humanidad este año que termina. De los juglares campesinos solo quedan esas maravillosas canciones que escribieron en los años 60 y 70, lo que vino después fue una transición hacia lo comercial y lo banal. Para reversar esta tendencia hay que empezar por desmonetizar las canciones y volver a la poesía del campo, cosa que a estas silvestres alturas resulta de titanes.

-El debut de Valeriano Lanchas en el Met de Nueva York con su corpulenta sonoridad, es un buen mensaje para los músicos colombianos. Si él logró llegar al techo de la ópera es posible que otros compatriotas también lo consigan, pero deben aprenderle su buena onda, su devoción por lo que hace, la tenacidad con la que se prepara y estar dispuestos a esperar unos añitos para llegar a esos encopetados escenarios.

-Este año no vi un solo capítulo de los concursos musicales infantiles de televisión, en parte por temor a la contaminación y en parte por pánico a la decepción, pero escuché muchas críticas sobre ellos. Me impactó el vaticino del columnista Daniel Samper Ospina, que visualiza a los finalistas amenizando matrimonios cuando les pase su cuarto de hora de fama. Difiero de Samper, pues de lo que se trata es de amenizar bodas en este instante, aprovechando el arrastre del rating. Cuando les crezca la barriga y les salgan canas nadie los va a reconocer ¡Véalos antes de que crezcan¡.

-Acertada la nominación del Ministerio de Cultura del 2015 como el año José Barros, su sabrosa Piragua nos acaricia nuestro nacionalismo cada vez que suena. La pregunta es, ¿en quién estarán pensando para el 2016? Al encargado de la nominación le tocará moverse hacia el interior para buscar un nuevo nombre y darle más “diversidad geográfica” a la celebración.

-Monsieur Periné resultó, como dicen los jóvenes, una chimba con su premio Grammy. Su jazz gitano con súbitas apariciones de porro pelayero y con esa frágil voz femenina que salta del francés al chibchombiano, se está consagrando a nivel internacional. Aprovechen muchachos y exploten su franco-porro ya que en todo el mundo hay amantes de lo exótico.

Un feliz año 2016 para todos los lectores, ojalá con muchas cosas buenas para nuestra música.

ÓSCAR ACEVEDO
Músico y crítico musical
acevemus@yahoo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.