Políticos declararán en caso que involucra a hijo de Michelle Bachelet

Políticos declararán en caso que involucra a hijo de Michelle Bachelet

Sebastian Dávalos es investigado por uso de información privilegiada y tráfico de influencias.

notitle
23 de diciembre 2015 , 08:05 p. m.

Los querellantes del llamado caso Caval pedirán que declaren en la causa cuatro políticos oficialistas a los que Sebastián Dávalos, hijo de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, acusó de usar dicho escándalo para encubrir otro caso de corrupción que los implicaba.

Mario Zumelzu, abogado de la parte querellante, dijo que pedirá que declaren el exministro del Interior de Bachelet, Rodrigo Peñailillo; el senador Guido Girardi, el exministro de Educación Sergio Bitar y el embajador de Chile en Italia, Fernando Ayala, todos figuras relevantes del oficialista Partido por la Democracia (PPD).

Dávalos es investigado por el presunto uso de información privilegiada y tráfico de influencias en relación con un millonario negocio inmobiliario realizado por la empresa Caval, de la que su esposa, Natalia Compagnon, es socia.

El negocio consistió en la compra y posterior venta de unos terrenos en la región de O’Higgins, al sur de Santiago, que dejó a Caval ganancias por unos 4,8 millones de dólares.

La compra fue financiada con un préstamo del Banco de Chile que Compagnon y Dávalos gestionaron personalmente con Andrónico Luksic, uno de los dueños del banco, a finales de 2013.

Dávalos, quien a raíz del escándalo debió renunciar a su cargo de director sociocultural de la Presidencia, compareció el lunes por tercera vez ante el fiscal del caso, Luis Toledo, para responder por qué ordenó antes de abandonar el cargo que se borrara la memoria de su ordenador.

El hijo de Bachelet respondió que lo hizo por temor a que el computador fuese manipulado por los cercanos al entonces ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo.

Dávalos agregó que Peñailillo, Bitar, Girardi y Ayala habrían fraguado sacar el caso Caval a la luz pública para desviar la atención de la financiación irregular de campañas políticas por la minera SQM, en la cual estaban implicados.

SQM, controlada por Julio Ponce Lerou, exyerno de Augusto Pinochet, financiaba campañas electorales de distintos partidos a través del pago de honorarios por servicios inexistentes, justificados a través de boletas o facturas falsas que además le servían para rebajar impuestos.

Entre los presuntos implicados figuran parlamentarios y dirigentes de diversos partidos, incluido el PPD y el propio Peñailillo, mientras la presidenta Bachelet ha logrado mantenerse al margen.

Pero tras las declaraciones de su hijo, los querellantes creen que, si es cierto que colaboradores cercanos de la mandataria estaban en la trama, es difícil considerar que ella no sabía nada.

“Lo que sí queda claro con esto es que Bachelet tenía conocimiento con anterioridad del negocio, porque no es creíble que en su entorno familiar Dávalos-Compagnon, o su entorno político –el ministro de Interior– no le dijeran nada”, dijo el abogado Zumelzu al diario ‘El Mercurio’.

Santiago de Chile (EFE).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.