Cata de abrazos

Hay abrazos añejos, carnosos, llenos de sentido. Los hay cortos, pero con mucho cuerpo y redondez.

notitle
23 de diciembre 2015 , 06:57 p. m.

Los abrazos también se catan. La calidad de este usual gesto de cercanía se podría tratar con la misma especificidad y encantadora adjetivación que los enólogos utilizan para describir el vino.

Hay abrazos añejos, robustos, carnosos, llenos de sentido y poder. Son esos abrazos conscientes que saben propinar aquellos que reconocen su verdadera importancia porque tienen una intención concreta. Ese abrazo no es para saludar ni salir del paso, sino para comunicar lo que no alcanzan las palabras. Son abrazos excepcionales que duran un poco más, pues su lapso depende de qué tanto están dispuestas a entregarse las dos personas (No es que no crea en el abrazo entre tres o más, sino que su energía se manifiesta con toda su pureza cuando sucede frontalmente, pecho contra pecho). Saberse abandonar al contacto con el otro y disfrutarlo será clave para que naturalmente el abrazo termine con esa curativa sensación de acogedora satisfacción, resultado de haber dado con total generosidad.

No todos los abrazos verdaderos son tan intensos. Los hay cortos, pero con mucho cuerpo y redondez, como los vinos que acompañan y reconfortan. Hay abrazos traicioneros, también timoratos, tensos, ácidos, temerosos de sentir demasiado cerca el cuerpo del otro. En ocasiones me he lanzado a abrazar irresponsablemente, y la consecuencia es un enganche de alambre con el que responde la contraparte, por lo cual deduzco que el mío fue un abrazo desmedido e imprudente.

Me llaman la atención los abrazos entre compadres, que condimentan con vigorosas palmadas en la espalda. Me gustan. Siguiendo con la cata, yo diría que ese abrazo parcero tiene notas de leña al fuego, con un inicio en la boca de chocolate cerrero y un final que recuerda la hierba y los árboles de la infancia.

El abrazo sensual, voluptuoso, será aquel que ignora el tiempo y se cuece lentamente en su propio cáliz aterciopelado. Ese abrazo dionisíaco, si se da sin prejuicios, será gustoso y vaquiano para transitar las vetas peligrosas que a su vez hacen más profundo su dulzor y más encendido el rojo de su impulso.

A usted que se tropezó con este texto, le ofrezco un abrazo ligero pero no menos dulce y temerario, como los vinos rosados en apariencia inofensivos que bailan en las papilas una fiesta furtiva. Con ese aperitivo le doy las gracias por detenerse en estas letras y le deseo mucha paz y felicidad. ¡Salud!


Margarita Rosa de Francsico

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.